Tags

, , , , , , , , , , , , , ,

Ya conocía a esta escritora gracias a “Antes de ti” y “Después de ti”, así que al encontrarme con este libro decidí darle una oportunidad. Os dejo con la portada y el argumento:


9788415791539

Ellie Haworth ya está harta de esperar como una tonta a que John dé señales de vida o cuente con ella para sus planes, y de que, cuando finalmente se digna a hacerlo, se limite a un escueto sms, un breve mensaje de correo o un simple «Nos vemos. X». Cierto que desde el principio fue consciente de dónde se estaba metiendo al liarse con un hombre casado, pero la sensación de estar siempre a la espera resulta cada vez peor. Un día, a raíz de un encargo de su redactora jefe del Nation, Ellie tropieza entre los archivos del periódico con un tesoro inesperado: unas cartas de 1960 en las que un hombre relata su amor imposible a su amante, una tal Jennifer. Al leer frases como «Quiero que sepas que en algún lugar de este mundo hay un hombre que te ama» o «Tu me haces querer convertirme en una versión mejor de mi mismo», los ojos se le anegan en lágrimas, pues intuye que jamás nadie le dirigirá a ella palabras de amor verdadero como aquéllas.


Tenía sentimientos encontrados sobre si leerme esta novela o no, dado que “Antes de ti” me gustó mucho, y en cambio la segunda parte, “Después de ti”, me horrorizó hasta tal punto que me pregunté si me habría equivocado por completo al pensar que Jojo Moyes era una buena escritora. Al final, me atreví a leerla y no me disgustó en exceso, aunque tampoco puede decirse que me fascinara. De hecho, la impresión final que me llevé se acerca más a la decepción.

Para empezar, un grave defecto que le encuentro a la novela es que falta el nexo de unión entre las dos historias. La historia empieza en el presente, y cuando estás bien metida y te interesa saber qué pasará, zasca, de repente hay un salto al pasado sin ninguna explicación, como si hubieras cerrado la novela y empezado a leer otra, porque se nos habla de otros personajes que, en apariencia, no tienen nada que ver con los del principio. Llegué incluso a plantearme si tenía una versión incorrecta del ebook, dado que a juzgar por el argumento y las reseñas que encontré, quedaba muy claro que la historia que se cuenta en el núcleo del libro tiene que ver con unas cartas que encuentra la protagonista del presente… pero es que de eso no te enteras hasta que termina toda la segunda parte, que básicamente secuestra el libro entero, porque la historia solo regresa al presente casi al final.

Dicho esto, la historia en sí (la del pasado) me gustó bastante. Me pareció bonita, aunque como me suele pasar, en muchos momentos los protagonistas me estresaban con sus tonterías y sus decisiones absurdas. Así, en esta regresión al pasado (principios del siglo XX) se nos narra la historia de dos amantes, Jennifer y Anthony. Ella, una mujer adinerada gracias a su matrimonio con un empresario de éxito, sufre amnesia a causa de un accidente de tráfico. Nada más salir del hospital, a través de una serie de cartas románticas que halla escondidas en su habitación, descubre que tenía un amante (Anthony) del cual no recuerda absolutamente nada. A partir de ahí, comenzará a investigar entre sus amigos y conocidos, sin hacer preguntas directas para no descubrirse, tan solo tanteando el terreno, puesto que no sabe quién podría haber estado al corriente y quién no.

Lo confuso de la novela es que, incluso dentro del pasado, se va alternando con otro pasado anterior, es decir, con la historia que vivieron los dos amantes cuando Jennifer aún no había tenido el accidente de tráfico y por tanto, conservaba su memoria intacta. La verdad es que no soy demasiado fan de estos libros que no paran de volver adelante y atrás; un poco no está mal, pero eso de meterte en el pasado y que entonces, se empiecen a hacer saltos aún más atrás y combinándolos con el “presente-pasado” sin apenas explicación, es demasiado para mí.

Además, insisto que mientras leía la novela estaba bastante mosca, porque no entendía qué había pasado con la protagonista del principio y deseaba saber más sobre ella. Como al principio (en el presente) se nos cuenta que trabaja en una revista, en cuya biblioteca está investigando para escribir un nuevo artículo, deduje que acabaría encontrando las cartas de Anthony a las que se hace referencia cuando Jennifer pierde la memoria, pero aún así me hubiera gustado que lo mencionaran de entrada, y no que lo explicarán todo solo al final.

Otro detalle que tampoco me gustó son todos esos fragmentos inconexos de comunicaciones entre parejas que se van alternando antes de los capítulos, y que supuestamente pertenecen a personas reales. Me parecieron irrelevantes, en cierto modo absurdos y para nada literarios. Si leéis la novela entenderéis mejor a qué me refiero, y tal vez estéis de acuerdo conmigo.

Al margen de todos estos aspectos negativos, la historia está bien, a mí personalmente me gusta mucho más la del presente, porque como es lógico me identifico más con el entorno, la época, la manera de pensar, etc. No os dejéis engañar por el argumento, en el cual sobre todo se nos habla de Ellie, la periodista que mantiene una relación con un hombre casado, porque como os digo, el 80% de la novela se centra única y exclusivamente en la historia de Jennifer y Anthony en 1900 y pico. Supongo que la historia de Ellie no tenía tanta miga, y lo interesante para la autora era relacionarla con las cartas y con el concepto de amor verdadero y puro, que permite a Ellie quitarse la venda de los ojos y percatarse de que, si pretende conseguir el amor y la felicidad que desea, no lo hará si permanece en esa relación donde solo ella está dispuesta a entregarlo todo.

Me sorprendió gratamente el final, para mí es lo mejor del libro, puesto que sucede algo inesperado que, en cierto modo, me hizo “perdonar” a la escritora por todas las faltas mencionadas más arriba, y que tal vez logró que mi opinión de la novela mejorara un poco.

Como nota final le doy un 6. Podría haberle dado un 7, pero considero que para ello tendrían que pulirse todos los detalles que he mencionado, sobre todo organizar un poco más la estructura de la novela para evitar que nos sintamos confusos o incluso estafados, como me pasó a mí.

¿Habéis leído Hasta siempre, amor mío, de Jojo Moyes? ¿Creéis que he sido demasiado dura en mi valoración?

Por favor, dejadme un comentario con vuestras impresiones al respecto 🙂

Advertisements