Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Si no me equivoco, descubrí este libro en una de mis cazas, aunque en lugar del FNAC fue en La Casa del Libro. Antes de dejaros con mi valoración, aquí debajo encontraréis la portada y el argumento:


9788401019470

En Leipzig, Alemania, los cadáveres de cinco chicas desnudas han sido hallados en mitad de la noche a los pies del monumento a la Batalla de las Naciones, bajo las colosales estatuas de piedra conocidas como Töttenwatcher, los «Guardianes de la Muerte». Todo apunta a un asesinato ritual, el crimen más extraño al que Klaus Bauman, veterano inspector de la Policía Estatal, se ha enfrentado a lo largo de su carrera. Mientras tanto, Susana Olmos, una estudiante española de Erasmus recién llegada a la ciudad, conoce a Bruno, un joven y fascinante profesor del Conservatorio de Música. De un modo inesperado, Susana se sumerge en los ambientes más desconocidos y misteriosos de Leipzig y Berlín relacionados con el arte erótico y el resurgir del nazismo en Europa. La investigación del inspector Bauman y la entrada de Susana en un mundo de sexo, drogas, fanatismo y muerte, confluirán de forma sorprendente en un desenlace del que ninguno de los protagonistas saldrá indemne.


Para ser breve y concisa antes de analizar un poco el contenido, os digo ya de entrada que no me ha gustado. El título permite presagiar un poco el resultado general, porque miedo sentí bastante al acabarlo y en pensar en el tiempo perdido. Ahora en serio: no está mal para entretenerse, pero hay cosas muchísimo más interesantes para leer. Creo que la trama no se sostiene demasiado, y si hay algo que detesto en un libro es que echen mucho misterio a la cosa y luego el desenlace sea una chorrada.

En la novela (si bien el narrador es en tercera persona) se nos ofrece la perspectiva de varios personajes, sobre todo de dos de ellos, que no me parecieron nada carismáticos: por un lado tenemos al inspector Klaus Bauman, un cerdo que puso los cuernos a su mujer y que es un tío de lo más soso, y por el otro a Susana, una chica descastada, fría y arrogante cuya actitud no se nos justifica en ningún momento (para daros un ejemplo, corta casi por completo la relación con sus padres al irse de Erasmus sin que se nos explique por qué). En la historia también aparecen otros personajes igualmente aburridos: Mirtha, la compañera policía de Bauman (con quien engañó a su mujer), Margueritte (una agente de la Europol), Bruno (profesor del conservatorio y amigo de Susana), Hethe (una niñata drogadicta e insoportable), Gustav (el principal sospechoso y guía de rutas por cementerios)…

Hay otros 5 personajes cuya perspectiva grupal se nos ofrece intercalada entre capítulo y capítulo, con un formato diferente al resto, pues se trata de un chat privado en la Deep Web o Internet profunda. Se trata de las chicas asesinadas, o “Las chicas de las cloacas” como se hacían llamar ellas, y que responden a los motes de Luna Negra, Cabeza de Bruja, Nebulosa, Bailarina, Mantis y Manzana P. Veréis que hay 6 nombres en lugar de 5, pero eso ya lo entenderéis si leéis la novela. Sin pretender haceros spoiler, solo os diré que me refería a este tema en concreto cuando mencioné lo de dar mucho bombo y platillo a algo y que luego no haya ningún gran misterio. Desde el principio de la historia, la líder del chat (Luna Negra) menciona que hay un motivo por el cual las 6 chicas han sido elegidas para hablar por el chat: un supuesto secreto que todas comparten, y que al final resulta ser una tontería como la copa de un pino, al menos desde mi humilde punto de vista, que por supuesto, no todo el mundo tiene por qué compartir.

La historia de fondo —que conjuga temas como el nazismo, el arte, la prostitución de lujo y los rituales esotéricos— me pareció en cierto modo interesante, pero creo que debería haberse explotado más esa parte, y menos la gran tontería de las chicas del chat y su “proyecto”. Puede que realmente existan este tipo de cosas en la Deep Web, pero a mí me sigue pareciendo una estupidez. Siento no poder ser más precisa en este punto, pero os haría un gran spoiler.

Si bien toda la historia me pareció absurda, el desenlace de la… digamos “parte coherente” sí me gustó. Por lo menos ese aspecto estaba más o menos bien llevado, pero creo que choca demasiado con los elementos incongruentes de la novela. Supongo que no ayudó el hecho de que, para variar, no me gustaran los personajes, ni el ambiente universitario lleno de gente drogadicta y desinhibida en exceso.

Considero también que la historia resulta tediosamente larga. Bajo mi punto de vista, deberían recortarse la mayor parte de las transcripciones de los chats entre “Las chicas de las cloacas”: son aburridos y no hacen avanzar en absoluto la historia. Cada capítulo de este tipo ocupa muchas páginas y al final la información relevante es poca.

Supongo que para mí las partes más interesantes fueron las de Susana, aunque no comprendía al personaje, como comentaba antes, en concreto por qué es tan fría y desapegada con todo el mundo (sobre todo con sus padres). Su actitud respecto a la vida me desagradó en extremo: está dispuesta a aceptar todo tipo de drogas (sin saber ni lo que son) y pasarse el día de chute en chute, se aleja de la gente buena y fiable (como el matemático que conoce en el aeropuerto) pero luego se fía de buenas a primeras de gente harto sospechosa (Hethe y la amiguita lesbiana que le presenta) y para colmo, en relación con este último punto (pues tiene que ver con estas dos mujeres) acepta de buena gana posar medio desnuda para un cuadro e incluso prostituirse por una gran cantidad de dinero con hombres poderosos y adinerados que podrían matarla si se va de la lengua. Un personaje realmente repulsivo.

Mi nota final es un 6, y no creo que vuelva a leer nada de este escritor. No solo no me gustó la trama, sino tampoco su forma de narrar, aunque debo reconocerle el mérito de la historia de fondo y cómo la hilvana con los diferentes elementos de la novela. De todos modos, llevo más de 10 años leyendo thrillers históricos de forma asidua, de forma que exijo cierto grado de calidad. Sobre todo que haya un mínimo de coherencia, porque hoy en día se publican muchas tonterías.

¡No dudéis en dejarme un comentario si habéis leído la novela!

Advertisements