Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Lamento mi desaparición! Tengo la peor excusa del mundo: he estado de vacaciones, con lo cual debería haber tenido más tiempo, pero me he dedicado a salir y vaguear y he dejado esto un poco abandonado.

Por otro lado, continué leyendo otro par de libros de Los chicos del calendario después del primero (cuya reseña podéis encontrar AQUÍ) y después comencé a leer otro que todavía no he terminado (me queda poquito), de modo que por ahora os dejo con esta reseña de un libro maravilloso que leí el año pasado.


libro_1455279868

Una novela inteligente y seductora sobre los egos y deseos de un trío de antropólogos en la exótica jungla de Nueva Guinea de los años treinta. Un best seller de calidad sobre la pasión, la posesión y el desamor, sobre lo que significa ser humano.

Euforia es la emocionante historia de un triángulo amoroso en uno de los paisajes más exóticos del mundo, y también es un relato extraordinario sobre los orígenes de la antropología como disciplina de investigación. A mediados de los años treinta del siglo pasado, tres antropólogos coinciden en Nueva Guinea donde llevan a cabo un trabajo de campo. Uno de ellos, Bankson, un inglés marcado por una infancia desastrosa, se enamorará de Nell, la norteamericana que viaja con su marido Fen para realizar una investigación. El conflicto se detonará progresivamente, la confianza dará paso a los celos, los celos al odio y el odio a la desesperación. Lily King recrea un turbulento episodio de la vida de la polémica antropóloga Margaret Mead, toma los perfiles tres personajes reales y los sitúa en un paisaje que compartieron dando forma a una trama intensa, adictiva e ingeniosa. Euforia fue uno de los 10 mejores libros de The New York Times en 2014.


Nunca había leído nada ni remotamente parecido a esto, ya que la antropología no era un tema que me interesara (o eso creía antes), pero hubo algo en el argumento y sobre todo el título de este libro que me atrajo de forma poderosa, y no me arrepiento en absoluto de haberlo leído. Esta novela, bajo mi punto de vista, tiene “garra”, es como si emanara fuerza. Los sentimientos, las vivencias, todo se ve llevado al extremo. La narración es fluida y las descripciones maestrales; hace bastante que me leí la obra y todavía me parece sentir el calor que emana de sus páginas, el olor y los sonidos de la jungla, la intensidad del sexo, el zumbido de los mosquitos, la crudeza de la vida de los indígenas. No os dejéis asustar por el hecho de que trate de una disciplina específica o que esté basado en los años 30: este libro no peca de tedioso, ni se pierde en detalles o datos históricos aburridos. No hace falta que sepáis nada de los temas que se mencionan ni que os interesen siquiera para que la historia os robe el corazón.

El argumento, como podéis leer más arriba, es bastante original, aunque también hay que comentar que no es 100% “inédito”, dado que se basa en una época de la vida de Margaret Meade, una antropóloga norteamericana que en torno a 1933 exploró diversas tribus de Nueva Guinea en compañía de su marido. Al parecer, mientras estaban allí, el matrimonio se encontró con otro antropólogo inglés, si bien el triángulo amoroso que aparece en la novela es producto de la mente de la escritora, y no tiene base real. Los nombres de los personajes también han sido adaptados.

En “Euforia” se nos narra la historia de Nell Stone y Schuyler Fenwick, un matrimonio de exploradores que se encuentra viajando por Nueva Guinea para estudiar a las tribus indígenas. Allí conocerán a Andrew Bankson, otro antropólogo cuya profunda depresión le ha llevado a acariciar la idea del suicidio, plan que abandona al conocer a la pareja. A medida que los exploradores van trabajando amistad, Bankson no podrá evitar enamorarse perdidamente de Nell, entrando en conflicto con Fenwick (apodado Fen), un hombre brillante pero también engreído, celoso y posesivo. Los celos amorosos no serán el único motivo de discordia, sino también los académicos, creándose un cierto clima de rivalidad mezclada con compañerismo.

Los personajes están muy bien definidos psicológicamente, podría decirse que están vivos, casi parecen salirse de las páginas. Es delicioso sumergirse en la lectura y conocer las reflexiones de tres mentes brillantes, adentrarnos en su día a día, compartir sus miedos, sus esperanzas y sus sueños, y ver cómo van fraguándose y evolucionando las relaciones entre ellos.

Si bien como digo la temática es peculiar, y hay pasajes bastante extraños o incluso desagradables (atención a la horripilante costumbre de los miembros de cierta tribu, que consiste en amputarse dedos cuando muere un familiar), no hubo un solo momento en que la narración me aburriera. En cuanto uno toma este libro entre sus manos, es como si esa euforia que promete el título se apoderara de nuestro cuerpo por completo. Os prometo que sudaréis leyéndolo, que os sentiréis exploradores, aventureros, e incluso aunque seáis unos “finolis” como yo, desearéis estar perdidos en la jungla, rodeados por personas tan distintas a vosotros que casi no parecen de la misma especie.

Me encanta cómo los protagonistas de la novela se asilvestran al alejarse de la civilización, cómo al regresar a ella les cuesta volver a calzarse, dormir en camas normales y seguir un ritmo de vida más estructurado. Adoro cómo pierden el sentido del tiempo escribiendo páginas y más páginas para sus investigaciones y futuros artículos, cómo se ven embargados por esa sed insaciable de conocimiento y de comunicación, de mostrar al mundo lo que están descubriendo. De demostrar lo ciegos que estamos todos en Occidente y lo poco que sabemos de cómo viven determinadas personas en rincones recónditos de este planeta, estemos o no de acuerdo con su modo de vida. Cabe destacar que la propia autora menciona en la obra que las tribus que se mencionan en la novela no son reales, si bien sus costumbres están basadas en datos de otras sí existentes.

La novela goza de una prosa delicada y fluida, las descripciones son muy vívidas y el erotismo contenido en ciertos pasajes es explosivo. Me encantó que la novela no se centrara únicamente en la antropología, por eso creo que puede llegar a todo tipo de público, dado que trata de otros temas tan universales como el amor, los celos, el odio y la desesperación.

En suma, esta es una novela sorprendente y mágica que recomiendo a todo tipo de personas, pues como ya he mencionado antes, a mí me impactó de forma muy positiva pese a ser muy distinta a lo que suelo leer.

Como nota final le doy un 9 sobre 10, y no me importaría en absoluto volver a leérmela (suelo hacerlo con los libros que me gustan mucho).

Os dejo con un par de fragmentos para ver si termino de convenceros de leer la obra:


“(…)¿Por qué estamos tan limitados, pese a todos nuestros “progresos”, para la comprensión, la compasión y la capacidad de darnos una libertad real unos a otros? ¿Por qué, con todo lo que hablamos del individuo, nos sigue cegando tanto la necesidad de adaptarnos a la mayoría?”

“Creo que, por encima de todo lo demás, lo que busco con mi trabajo, en estos lugares tan remotos, es la libertad, encontrar un grupo de personas que les den a los demás el espacio necesario para ser lo que quieran ser. Y quizá nunca lo encuentre todo en una cultura, pero puede que encuentre fragmentos en diversas culturas, tal vez pueda ponerlos juntos como un mosaico y revelarlo al mundo.”


 

¿Habéis leído esta novela? ¿Qué os pareció? Si no lo habéis hecho, os la recomiendo de todo corazón, y espero vuestros comentarios al respecto 🙂

Advertisements