Tags

, , , , , , , , , , , ,

Me parece que encontré este libro investigando por páginas web de eBooks, o puede que lo viera en alguna lista de libros online, en cualquier caso el argumento me pareció interesante. Poco sabía lo desagradable que se me haría la lectura…

Antes de seguir con mi valoración, os dejo con la portada y el argumento:


9788492893140

Una novela potente, agobiante, claustrofóbica, oscura y absorbente. Una nueva forma de terror psicológico que sacude al lector y le atrapa sin remisión. Tendrás que dejar de leer para respirar. Daniel Lonces es un joven escritor de novelas de misterio que ha conseguido todo lo que deseaba en la vida, (bueno casi todo). Ha alcanzado lo que siempre ha soñado: es popular, le requieren con frecuencia en los medios de comunicación, está casado con una mujer que le quiere, tiene un precioso niño pequeño y se dedica a lo que le gusta ¿qué más puede pedir?
Por supuesto, esta idílica (o quizá no tanto) existencia se verá inesperadamente truncada. Un día, realizando una pequeña prueba para una de sus novelas quedará accidentalmente atado a una silla sin posibilidad de soltarse. Poco a poco la situación se complicará de forma imprevisible y Daniel tendrá que luchar contra las circunstancias, en inferioridad de condiciones, para salvar su vida y la de los seres que ama. Una situación que progresivamente va adquiriendo tintes dramáticos, en una espiral de intriga, dolor y tensión.


Os digo ya de entrada que este libro no me ha gustado en absoluto. No solo es morboso y truculento, al más puro estilo Chuck Palahniuk, sino que encima es repetitivo hasta la náusea. Hay pasajes tan lentos que me costó no saltármelos, así como lo leéis, y es que resultaban terriblemente aburridos.

Se supone que el libro es de terror psicológico, pero a mí me pareció casi gore, francamente, y creo que no está tan bien escrito como proclaman los críticos, puesto que dar tantas vueltas a las sensaciones convierte la novela en una lectura desagradable. Sí, el autor logra (como dice el argumento) que la historia resulte claustrofóbica y agobiante, que nos sintamos atrapados ahí junto con el protagonista… pero qué queréis que os diga, a mí un libro que me hace pasar un rato tan desagradable no me parece bueno. Sobre todo si no paras de mirar el porcentaje o números de páginas del eBook para ver cuánto demonios falta para terminar. Os juro que tenía ganas de que el protagonista muriera, solo por librarme de él y su estupidez.

Y es que sí: una vez más, el protagonista me cae fatal, pero esta vez con razón. No quiero haceros spoiler de por qué el muy imbécil acaba atado a una silla en su propia casa sin posibilidades de soltarse, pero es juro que es para matarlo. Ya de por si lo absurdo de la situación, algo en apariencia inofensivo que se transforma en una pesadilla nauseabunda, me puso de mal humor, y de nuevo me recordó a Palahniuk, en esta ocasión mezclado con Stephen King (aun más teniendo en cuenta que el personaje principal es escritor, como suele ocurrir en las novelas de King), pero en versión mala, sobre todo porque yo sí soy fan del maestro del terror, aunque me gustan más sus libros menos siniestros, del estilo Revival o Joyland.

Los únicos pasajes del libro que me “gustaron” fueron cuando el protagonista recuerda su relación extramarital con una de sus fans (como ya he dicho más arriba, el hombre es un escritor de bastante éxito). Lo cierto es que pensando en otros momentos que se salen un poco más de la historia propiamente dicha, ahora recuerdo cómo empieza el libro, y la verdad es que es una escena tan repulsiva que quizá ya debería haberme puesto en alerta respecto al tipo de novela que me disponía a leer. En fin, por lo menos no es excesivamente larga, aunque os aseguro que a mí se me hizo eterna, y eso que debí de tardar 3 o 4 días máximo en terminarla.

No puedo explicar gran cosa del hilo argumental sin haceros spoiler, dado que en realidad en la novela no ocurre gran cosa. Digamos que el protagonista se condena a muerte por una decisión teóricamente de lo más inocente (aunque también estúpida e innecesaria) y a partir de ahí el libro es una carrera asfixiante hacia la salvación (no os diré si lo logra, claro), intercalada por recuerdos de otros momentos (el único “soplo de aire fresco” del libro).

Las situaciones son repetitivas, hay páginas enteras en las que tan solo se nos describe cómo el hombre lucha por respirar con la mordaza puesta, su terror al estar a punto de ahogarse en su propio vómito (muy “agradable”, como ya os he comentado), la sensación enloquecedora de la sed y otros detalles harto repugnantes que omitiré para no destripar el libro (nunca mejor dicho, porque todo resulta bastante gore). Es lógico que, en una historia con prácticamente un solo personaje y que transcurre sin salir de una misma casa, tenga que hacerse hincapié en las descripciones, pero me parece que no era necesario excederse tanto. Se podría haber recortado bastante y quizá la novela se habría hecho menos pesada, aunque no me habría gustado de todos modos. El mayor defecto que le veo es el núcleo de la historia, el hilo argumental en sí mismo, que me resulta espantoso. Lástima que no se explique un poco más en la sinopsis, o quizá fui yo que no capté el tipo de obra que sería y por eso me aventuré a leerla.

No sé si todos los libros de este escritor serán de este estilo, pero a mí francamente me daría miedo leerme otra cosa suya y prefiero evitarlo. Para temas desagradables ya tengo la vida real, y aunque me gustan mucho los libros de miedo o misterio, tengan que ver con fantasmas o asesinos de carne y hueso, no me gusta cuando el peso del argumento se basa mayoritariamente en describir la agonía de un personaje. Nunca he podido soportarlo. En cualquier caso, todo lo que digo es desde mi punto de vista subjetivo, y no pretendo quitarle mérito al escritor, pues sé por experiencia lo difícil que resulta escribir. Seguro que hay personas que podrán disfrutar leyendo este libro, por difícil que me parezca creerlo, pero no es lo mío.

Como nota le doy un 5 sobre 10: un aprobado justo para no ser demasiado “mala”, pero no lo recomendaría a nadie (a menos que me cayera mal, jaja).

¿Alguien ha leído el libro o alguno parecido? ¿Sois fans de Palahniuk o de Stephen King? Si queréis responder a esto o decirme cualquier otra cosa, dejadme un comentario, estaré encantada de leerlo 🙂

Advertisements