Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tengo la impresión de que me dio por buscar este libro a raíz de leer la reseña en algún blog, porque no me suena haberlo visto en el Fnac… en todo caso, por ahora y como siempre, os dejo con la portada y la sinopsis:


9788427210325

Año 2118, una supertorre se alza sobre el skyline de Nueva York. Es una sociedad en sí misma, en la que las plantas superiores están habitadas por familias inmensamente ricas, mientras que en las inferiores subsisten las clases más bajas. La caída de una chica desde lo más alto amenazará con sacar a la luz los secretos de sus habitantes: mentiras, excesos, traición, amores prohibidos… que harán temblar los mismos cimientos de la torre. Entre el lujo sofisticado y la tecnología más avanzada, un grupo de jóvenes tendrá que encontrar su lugar en lo más alto.

SOBREVIVIR EN LA CIMA DEL MUNDO TIENE UN PRECIO QUE NO TODOS ESTÁN DISPUESTOS A PAGAR


El piso mil es la típica historia de niños ricos y sus problemas (véase Sensación de vivir o Gossip Girl), solo que dentro de una sociedad futurista con unos avances bajo mi punto de vista exagerados, sobre todo teniendo en cuenta que transcurre dentro de unos 100 años.

Debo reconocer que al principio el libro no me gustó por dos motivos: (1) había demasiados personajes (es una novela río estilo Canción de hielo y fuego) y me resultaba difícil concentrarme y recordar todas las historias y peculiaridades de cada uno, y (2) porque la cantidad de cambios que se han producido en la sociedad son excesivos, hay mucho vocabulario inventado y es bastante difícil seguir el hilo cuando no tienes ni idea de qué es un agregador, un encumbrado o un bot. Hay cosas más obvias y fáciles de comprender, como lo de “enviar un parpadeo” o los “tintuajes”, pero considero que la autora nos habría hecho un favor a todos si hubiera incluido un glosario previo al inicio del libro. Por lo menos, a mí me habría gustado.

El libro puede resumirse en lo siguiente: por muchos avances que haya habido, la humanidad sigue siendo la misma raza repugnante de siempre, plagada de mentirosos, rastreros, alcohólicos, interesados, drogadictos, infieles… Entre otros muchos ingredientes, en el libro se dan cita una adolescente con problemas de adicción a las drogas, un narcotraficante, dos hermanos que sienten un amor secreto e incestuoso, una chica que descubre un terrible secreto sobre su familia, un joven hacker ilegal… Ricos y pobres, jóvenes sedientos de dinero y atención, padres que no siempre se comportan como esperábamos, relaciones complicadas…  Amor, amistad, familia, mentiras, injusticias, drogas, lágrimas. En el fondo, el mundo no ha cambiado, y quizá sea ese el verdadero mensaje del libro.

La historia comienza por el final, mostrándonos lo que parece el suicidio de una joven desde el piso más alto de una torre de mil pisos, y después retrocede a un par de meses antes. Así conocemos la sociedad futurista de la que os hablaba, ambientada en el Nueva York del año 2118, donde la gente vive en una torre gigantesca de mil pisos donde todo es artificial (hasta el cielo y los árboles) y clase social viene determinada por el piso en el que residen. Así, cuanto más arriba están, más dinero y poder tienen, de ahí que a la gente de las esferas sociales más elitistas se les conozca como “los encumbrados”. La novela tiene muchos aspectos bien pensados y curiosos, y aunque confieso que me encantaría poder tocar el espejo e indicarle cómo quiero ir peinada y maquillada, creo que echaría de menos las otras ventajas de que disfrutamos hoy en día, como luz natural, aire fresco y menos contacto incesante con todo el mundo (aunque con la actual adicción a los móviles no andamos lejos).

Es un libro original, pero tampoco me ha dejado marca. Aun así, se lee rápido pese a las 400 y pico páginas, y resulta bastante adictivo, creo que lo terminé en unos 4 o 5 días. En un principio, pensé que el final era terrible, dado que dejaba muchos cabos sueltos y era demasiado abierto, pero entonces me enteré de que El piso mil es el primero de una saga. El siguiente se llama Vértigo y la verdad es que tengo ganas de leerlo.

Pese a que haya una segunda parte, no obstante, sigo pensando que el final es  mejorable. Hay cosas que me parecen poco verosímiles, comportamientos exagerados de ciertos personajes que parecen volverse locos de remate al final, y conductas que en ocasiones no parecen demasiado acordes con la edad (todos rondan más o menos los 17-18). También debo reconocer (y esto es un detalle personal mío) que no soporto las injusticias y cuando las cosas nuncan llegan a aclararse, motivo por el cual no pude acabar de leer El conde de Montecristo, y también la causa de que de pequeña detestara los cuentos del estilo de Oliver Twist (o cualquiera de Charles Dickens, la verdad). No soporto cuando algún personaje retorcido se sale con la suya, cuando gente inocente termina corrompida por la maldad de otros o simplemente sufre las consecuencias de la mala suerte y las decisiones equivocadas… Digamos que es superior a mí, pero no daré más detalles porque no quiero spoilear y porque, además, hay una segunda parte, así que quien dice que a cada cerdo no vaya a llegarle su san Martín.

Los personajes no están mal, teniendo en cuenta que son niñatos relamidos en su mayor parte (también hay algunos pobretones de las plantas más bajas de la torre, como Rylin o Watt), pero en su mayor parte caen bien. Mi preferida es Eris, la pelirroja incapaz de tener nada estable con nadie, y probablemente Leda fue quien menos me gustó. En un principio pensé que Rylin no estaba mal, pero luego toma demasiadas decisiones estúpidas y al final le terminé pillando manía. Bajo mi punto de vista, quizá el defecto que les encuentro es que no están del todo bien trazados, y es que con tanto cambio de perspectiva, al final es difícil identificarse con ellos y tener claro por qué toman ciertas decisiones en algunos momentos, los aspectos de su personalidad y los sueños que persigue cada uno. Tal vez en la segunda parte logremos conocerlos un poquito mejor, o eso me gustaría pensar.

En conjunto, no es un mal libro, y lo recomendaría sobre todo a los amantes de las sagas distópicas del estilo Divergente, aunque también es válido para los adictos a Gossip Girl y series de niñatos millonarios por el estilo.

Mi nota final es un 7 sobre 10: estamos ante una novela correcta, enfocada sobre todo a adolescentes, que se lee rápido y resulta original por la cantidad de ideas innovadoras que introduce sobre cómo podría ser nuestra sociedad dentro de un siglo.

¿Alguien ha leído El piso mil? ¿Tenéis ganas de leeros la segunda parte o pensáis que es una saga demasiado tonta y/o adolescente? ¡No olvidéis dejarme un comentario! 🙂

Advertisements