Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Esta novela prometía mucho, y aunque empieza bien, después comienza a desmoronarse como una cadena de fichas de dominó. Por lo menos a mí me ha decepcionado muchísimo. Antes de adelantar nada más, os dejo con la portada y el argumento, que probablemente os entusiasmará (y engañará) tanto como a mí:


51d0xie6PeL

El nuevo fenómeno juvenil, con el ritmo de La chica del tren y la acción de la «Trilogía Divergente». Una novela trepidante de intrigas, traiciones y secretos en el que una pequeña decisión va a cambiarlo todo…

Un thriller que se meterá dentro de tus pensamientos.

«Conduce hacia el norte.»

Cuando Cassie desaparece dejando tras de sí una serie de crípticos mensajes, Wylie tiene que superar sus miedos y hacer lo que mejor se le da: salvar a su amiga de sí misma. Acompañada de Jasper, el chico que las ha distanciado, Wylie se lanza a la desesperada a una misión de rescate, que pronto se revelará sumamente peligrosa.

Cuanto más se adentran en los frondosos bosques de Maine, más tiene que esforzarse Wylie por apaciguar la creciente sensación de que algo va muy mal. ¿Y si Cassie les estuviera ocultando algún detalle? ¿Y si encontrarla fuera solo el principio de algo mucho más misterioso? Cuantas más preguntas se haga Wylie, más deseará no haber salido de su casa… Pero también descubrirá que es más fuerte de lo que jamás había imaginado.

Cuando no puedes confiar en nadie, solo te queda tu instinto.


Acabo de enterarme de que esta novela tiene una segunda parte, pero os digo desde ya que no voy a leerla. Y lo de que se parece a La chica del tren… la verdad es que yo no le veo ninguna semejanza. En cuanto a Divergente, nada que ver tampoco, al margen de que ambas se engloban dentro de la narrativa juvenil.

La historia empieza bien, y la verdad es que atrapa enseguida. Nos la narra su protagonista, Wylie, una chica con problemas psicológicos ansiedad, ataques de pánico, agorafobia que han empeorado desde la muerte de su madre en un accidente de coche. Su padre es psicólogo y científico, y está llevando a cabo un experimento sobre inteligencia emocional del cual Wylie ha oído hablar mucho pero no sabe en qué consiste al cien por cien. A través de sus recuerdos sobre todo que se intercalan sin demasiado ton ni son, en ocasiones haciéndonos perder un poco el hilo, nos vamos enterando de más aspectos de su vida, como por ejemplo su amistad con Cassie, una chica problemática con quien trabó amistad cuando ambas tenían doce años. Al conocerse, Cassie era un bicho raro y un poco marimacho, pero con el paso de las años ha terminado convirtiéndose en una barbie más del grupito de populares del instituto, tras perder un montón de peso, volverse adicta a las fiestas y el alcohol y comenzar a salir con el típico guaperas de turno, Jasper, un macarra al que Wylie no soporta.

En el momento en el que arranca la historia, de hecho, Cassie y ella apenas se hablan, aunque ni su padre ni la madre de su amiga, Karen, son realmente conscientes, dado que esta última se presenta en casa de Wylie para preguntarle si sabe dónde se encuentra su hija, como si ambas aún siguieran contándoselo todo, puesto que esta ha desaparecido.

Al poco se presenta Jasper, el novio cachas de Cassie, que tampoco tiene ni idea de dónde está su novia, aunque Wylie no se fía de que le esté diciendo la verdad. Al parecer, el chico ha recibido un mensaje de Cassie instándole a ir a casa de su amiga, pues ella es la única que puede ayudarla. Cuando Wylie comience a recibir asimismo mensajes de Cassie, suplicándole que vaya a buscarla, la chica se encontrará ante un dilema: ¿debe fiarse de la cabeza loca de su amiga e ir a salvarla del lío en el que se haya metido sea el que sea , luchando así contra su agorafobia… o debería quedarse en casa e informar a su padre y a la madre de Cassie?

Como os podéis imaginaros, Wylie opta por la primera opción, dado que si no, no habría novela. Así arranca una historia que en un principio se presenta interesante, pero que poco a poco va cobrando un surrealismo demencial. Diría que la primera mitad del libro está bastante bien, y hace que la intriga vaya aumentando aunque ya comenzamos a preguntarnos dónde va a desembocar tanto secretismo por parte de Cassie, que va mandando indicaciones por SMS con cuentagotas— pero llega un punto en el que la historia se descuajaringa por completo, y nos quedamos un poco con la sensación de que nos han estafado.

Empiezan a surgir situaciones que no tienen ni pies ni cabeza, con diálogos que de golpe se vuelven torpes e incongruentes, pero lo más absurdo es que los personajes no parecen ser conscientes de que las cosas que ocurren no tienen ninguna lógica. Mientras lo leía me hizo pensar a algo que me contó alguien sobre The Walking Dead (serie de la cual solo aguanté un capítulo) y es el cómo le chirriaba el hecho de que ninguno de los personajes se preguntara en ningún momento por qué el mundo había sido de pronto invadido por zombies. En Extraños las cosas no alcanzan tales cotas de surrealismo, pero hay un momento en el que la historia parece pasa de ser un laberinto con paredes sólidas a convertirse en un blandiblup, en un castillo de naipes que se derrumba ante nuestros ojos, mientras los personajes van de un lado a otro balbuceando diálogos inútiles. Eso por no mencionar los comportamientos inverosímiles de ciertos personajes, especialmente Cassie, que merece un párrafo aparte.

Considero que la chica es de los personajes peor trazados que he visto en mucho tiempo. No se sostiene por ningún lado, es poco creíble, y nos llegan retazos contradictorios de ella, sin bases reales en los que poder asentar sus constantes cambios de personalidad. A menos que se suponga que tenemos que considerar que está loca por completo, nada de lo que hace tiene ningún sentido, y es difícil seguir una historia cuando de pronto los diálogos y las situaciones pierden toda la coherencia.

Os juro que si alguien me dijera que al autor original le pasó algo a medio libro y otra persona tuvo que seguir escribiendo la historia sin tener ni idea de adónde quería ir a parar el escritor original, no me sorprendería en absoluto. Me decepcionó y chocó de forma bastante violenta ver cómo la novela se transformaba en una masa informe de detalles que no pegaban ni con cola, y presenciar con impotencia cómo mi propio interés se volatilizaba ante mis ojos. Sí que es verdad que hay un punto en el que todo este absurdo se supera un poco y las cosas se vuelven otra vez un poco interesantes, pero para mí ya era demasiado tarde, y en todo caso la novela entera me parecía una serie de disparates pegados con cola barata, de esa que das dos zarandeos y se suelta lo que quiera que hayas enganchado con ella.

En resumen: no os leáis esta novela si no queréis sufrir una decepción tras otra. A mí ni siquiera me compensa el primer interés que me suscitaron las primeras 200 y pico páginas, teniendo en cuenta el porrazo que me pegué después al patinar en las aguas que va haciendo el libro a medida que avanza. No os haré spoiler por si la leéis desoyendo mis sabios consejos (:P), pero deciros que la novela termina haciendo un cóctel infumable de conspiranoias, dramas familiares y situaciones del todo descabelladas. No quiero ni imaginar las tonterías que aguardan entre las páginas de la segunda parte.

Como nota final le doy un 5 sobre 10, y como os comentaba, desde luego no perderé más tiempo leyéndome la segunda parte. Es uno de esos tristes casos en los que algo te parece tan malo que ni siquiera te interesa saber lo que pasa y desvelar el supuesto misterio: te da completamente igual.

 

¿Alguien ha leído esta novela? ¿Os ha decepcionado tanto como a mí? Como siempre, ya sabéis dónde dejarme un comentario, ¡estaré encantada de leerlos!

 

Advertisements