Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

A raíz del último libro que leí, cuya reseña podéis leer AQUÍ, me surgió cierto interés por las novelas de Agatha Christie, así que me hice con un par de ellas para empezar: El misterio del Tren Azul y En el hotel Bertram, representativas de los dos famosos personajes inventados por la escritora: Hércules Poirot y Miss Marple. Aunque como personaje (pese a su repelencia) prefiero al primero, me gustó más el libro en el cual salía Miss Marple, así que decidí escogerlo para una de mis reseñas.

Vamos primero con la portada y el argumento 🙂


Hotel-Bertram_Agatha-Christie

Miss Marple se muestra encantada cuando su querido sobrino Raymond la invita a pasar las vacaciones en el magnífico Hotel Bertram de Londres, un establecimiento en el que ella solía hospedarse cincuenta años atrás. Es fabuloso comprobar que el viejo ambiente no ha cambiado nada y reencontrarse con viejos conocidos, como el Sr. Pennyfather y su vieja amiga Selina, que siempre confunde a unas personas con otras.

A la hora del té y acompañada de los deliciosos dulces ingleses, Miss Marple aprovecha para observar a los presentes y sus reacciones. Imposible no fijarse en la extravagante Lady Bess Sedgwick, que se ha casado un buen número de veces. De uno de sus primeros matrimonios nació su hija Elvira Blake, asimismo hospedada en el hotel, que acaba de alcanzar la mayoría de edad y es heredera de una formidable fortuna. Una noche, la joven sufre un intento de asesinato, pero el tiro alcanza al portero del hotel, que se lanza frente a ella para protegerla. Miss Marple, que ha observado toda la situación desde el comienzo,  será requerida por el inspector de Scotland Yard, Fred Davy, para ayudarle a investigar sobre el crimen y descubrir qué misterios se esconden tras del bello y quizá no tan tradicional Hotel Bertram.


Considero que los libros de Agatha Christie se engloban dentro de esa categoría de cosas que o te encantan o las odias. Por algún motivo, incluso aunque sus libros me resultan algo casposos (no olvidemos que son de hace 50 años), tienen algo que me atrapa. Supongo que es la clásica aura de misterio que suele envolver a las historias antiguas, en mi mente se me figura como una especie de pátina dorada (no me preguntéis por qué, me vienen imágenes absurdas así a la cabeza).

Había leído ya un par de libros de Agatha Christie pero con Poirot como protagonista, y me sorprendió (y decepcionó) que el caso de Miss Marple fuese tan distinto. Si bien con Poirot, el personaje está muy presente, y vamos siguiendo sus pesquisas, podría decirse que Miss Marple apenas puede considerarse un personaje secundario. No os dejéis engañar por el argumento: la anciana apenas tiene peso en la historia, no se nos explica mucho de su vida ni de su forma de pensar, solo aparece en algunas escenas aisladas para mostrar cómo se dedica a espiar a los personajes y así averiguar ciertas cosas sobre ellos, lo cual después provoca que el detective requiera su ayuda. Sin embargo, esta cierta “importancia” que se le da a Miss Marple solo sucede al final de todo, y durante la novela el foco se centra más bien en el resto de personajes. Es por eso que me parece absurdo haber centrado una serie de libros en un personaje insignificante, tan desprovisto de encanto o de detalles particulares.

Obviando este aspecto de la novela, el resto es tan emocionante e ingenioso como todo lo escrito por Agatha Christie. La trama está montada de forma astuta e intachable, y cada detalle encaja como si de un engranaje perfecto se tratase. La autora nunca deja cabos sueltos, y nos parezca más o menos verosímil, puede decirse que todo lo que ocurre está siempre bien “atado” y respaldado por las explicaciones pertinentes. De los libros que he leído de la autora hasta la fecha, no recuerdo haberme quedado nunca con la sensación de: “Pero, ¿entonces cómo se explica tal cosa o la otra?”. La autora construye sus obras de forma impecable y no comete errores, como si fuera un arquitecto trazando el plano magistral de una casa perfectamente estructurada, con los cimientos bien asentados.

Resulta especialmente interesante ver cómo se explora la psique humana: sus debilidades, sus secretos, los motivos que pueden incitar a una persona a asesinar y a mentir. Me encanta la descripción psicológica de los personajes, cómo reaccionan al ser interrogados, sus diálogos y las cosas que se guardan para sí. Leyendo uno a Agatha Christie no es difícil perder toda la fe en la raza humana, pues casi siempre se nos presentan personajes con grandes capacidades para mentir, estafar y matar con total impunidad, en muchos casos sin remordimientos. Y para mí, lo mejor es siempre el momento en que se desenmascara al culpable o culpables en cuestión. Quizá a veces es un poco exagerado cómo todo el mundo tiene algo que esconder, pero por otro lado, es cierto que la gente nunca es lo que lo parece.

El único defecto que encuentro a sus libros es que son demasiado cortos: me gustaría un poco más de descripciones (sobre todo físicas) y que las situaciones que se dan duraran un poco más, pero supongo que entonces la autora no nos habría regalado tantas historias maravillosas. Aunque confieso que al final hay detalles que pueden resultar algo repetitivos, es lo mínimo que se puede esperar de alguien tan prolífica como lo fue ella en vida.

Como nota final le doy un 7 sobre 10: es un libro entretenido, pero la autora tiene otros mucho mejores, y en algún momento se puede hacer un poco confuso/tedioso, por eso le he restado puntos.

 

¿Y vosotros, habéis leído este u otro de los libros de Agatha Christie? 🙂

 

Anuncios