Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Esta novela me ha conmovido de una forma que pocas consiguen, y si bien durante su lectura me sentí embargada por una tristeza profunda la mayor parte del tiempo, os digo ya de entrada que me ha encantado y me muero por leer otras obras de la autora. Antes de adelantaros nada más, os dejo con el argumento (bastante mal explicado, en mi opinión) y la portada.


9788420419602

Con treinta años Laura deja a su pareja y abandona Ibiza para mudarse a Nueva York. Su juventud ha estado marcada por la relación con su padre, un hombre intolerante; su madre, que desapareció para regresar cinco años después; y Pablo, su hermano, que encuentra en la pintura la manera de luchar contra la enfermedad mental que padece.

En Nueva York, Laura empieza a trabajar en una editorial y a asistir a las clases que Gael, un misterioso conocido de su madre, imparte en la Universidad de Columbia.

¿Quién es Gael? ¿Qué sabe él de todo lo que ha ocurrido en su familia?


Esta es una de esas novelas que van adelante y atrás todo el rato, con lo cual en algunos momentos puede hacerse un poco complicado saber de cuándo nos está hablando, pero a mí no me supuso ningún obstáculo para dejarme seducir por la historia. También es verdad que en ocasiones puede resultar algo frustrante por la profunda idiotez de su protagonista (que una vez más, me cayó fatal) pero aun así vale la pena leerla.

Como os comentaba más arriba, el argumento no es del todo como se nos describe, pues basándonos en él cualquiera diría que estamos ante una novela de intriga, y nada más lejos de la realidad. De hecho, sabemos quién es Gael prácticamente desde el principio, si bien es cierto que hay  muchos detalles que solo se esclarecen al final.

El libro nos cuenta la historia de Laura, una chica deprimida a causa de diversos sucesos traumáticos que sucedieron a lo largo de su infancia, y muy especialmente uno más reciente que en un principio se nos describe como “Todo aquello” y que no se nos desvelará hasta más o menos la mitad del libro, aunque es fácil deducirlo enseguida. La novela realiza constantes regresiones al pasado, explicándonos detalles y situaciones de la infancia de Laura, sobre todo del matrimonio inestable de sus padres, que les llevó al abandono de su madre durante cinco años (entre sus doce y diecisiete), así como de la enfermedad mental de su hermano.

También se nos van mostrando retazos de su noviazgo con el hombre que abandona para irse a Nueva York, Diego, de la conflictiva relación que mantiene con su padre y de la ausencia total de comunicación con su madre, a quien guarda rencor por su abandono durante todos esos años de su adolescencia, así como por otros motivos que se nos irán explicando a través de los recuerdos de Laura.

A lo largo de todos estos flashbacks, que nos muestran situaciones muy concretas de los treinta años de vida de la protagonista, se nos van intercalando también escenas del momento presente, en el cual Laura se ha ido a Nueva York para trabajar en una editorial (sustituyendo una baja por maternidad), y realizar un curso sobre el exilio en la universidad, al que se ha apuntado únicamente para entrar en contacto con Gael, el personaje misterioso del libro.

Creo que pese a los mareantes cambios de momento temporal, que configuran una historia casi comparable a un puzzle, considero que la novela está muy bien estructurada, y yo en concreto no la habría ordenado de ninguna otra forma diferente. La información se nos va desvelando con cuentagotas pero en su justa medida y en el momento adecuado, por lo menos bajo mi punto de vista.

Comentar que si bien Laura me pareció bastante tonta, me sedujo por completo el personaje de su hermano Pablo, así como de Gael. Pero Pablo me gustó muchísimo más…. Se trata de una persona con un alma tan pura que resulta translúcida, centelleante como una gota de rocío o una mariposa recién surgida de su capullo. Tanto en su versión de niño como de hombre, posee una sensibilidad e inocencia que no son de este mundo. Si bien tiene problemas mentales, se trata de alguien maravilloso, o al menos así es como yo lo vi.

El padre y la madre de Laura también me parecieron muy interesantes por todos los matices que encierran (en particular el padre, más que nada porque se nos ofrece más información sobre él), pero no me fascinaron, me resultaron demasiado tristes. Son personajes tan reales que casi parece que podamos tocarles con solo extender la mano.

En resumen, nos encontramos ante una novela dramática y en cierto modo pesimista, así que no la leáis si no os gustan los libros de este tipo. A mí me resultó fácil identificarme con Laura por mis propias vivencias, y por ello la trama me resultó particularmente conmovedora y atrayente, pero tal vez no sea apta para todos los públicos. Lo que sí puedo prometeros es que es una historia preciosa, triste y delicada como un rayo de luna, y que no os dejará indiferentes. Yo incluso sentí ganas de llorar en muchos momentos del libro, y algunos fragmentos me dejaron sin aliento, por ello los recolecté para poder compartirlos con vosotros:

“Aún me parece que lo estoy viendo ahora, desnudo, a mi lado sobre la cama, con la luz que se filtraba a través de la ventana. Lo recuerdo tan nítidamente como el vértigo que me producía aquella sensación de haber encontrado algo que no sabía dónde guardar; como si él fuera una extraña pero preciosa prenda de abrigo en un país en el que siempre hacía sol. (…) Diego fue el primer hombre que me enseñó que las cosas podían ser fáciles, que la belleza no era sinónimo de dificultad.

“Por ello, cuando conocí a Diego no tenía ningún referente para enfrentarme a alguien que me ponía las cosas fáciles y me valoraba. En los meses iniciales de la relación me sorprendí  generando problemas absurdos. Me sentía cómoda en el conflicto. Nadie, sin embargo, me había enseñado qué hacer cuando todo iba bien.”

Como nota final le doy un 9 sobre 10: me ha encantado, y os la recomiendo de todo corazón, aunque os aviso que pasaréis unos días algo tristes, quizá nostálgicos si os identificáis con alguno de los personajes, pero sin duda merece la pena.

Anuncios