Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Descubrí esta novela en una de las listas de El Placer de la Lectura y no podría estar más encantada, y eso que el tema que introduce no tiene nada que ver con lo que suelo leer habitualmente. Os dejo aquí debajo la portada y el argumento antes de ahondar más en mi análisis de la obra.


3119

Ruth Santana es una joven desahuciada y pluriempleada que vive en el umbral de la pobreza para pagar lo que considera su deuda con los bancos. Vive en una ratonera insalubre y desde hace unos meses espera a la salida de los supermercados para coger pan o yogures. Por alguna razón que ni ella misma comprende, sigue luchando.

Una noche, un desconocido le hace una oferta. Quiere que le ayude a reventar cajeros automáticos. El hombre le ofrece dinero rápido para pagar su deuda con el banco y volver a llevar una vida normal. Le ofrece la libertad. A cambio, Ruth tendrá que renunciar a sus escrúpulos. Y, tal vez, a algo más.

De la mano de Hugo Correa y su dispar banda de atracadores, Ruth Santana descubrirá una Barcelona más oscura, más peligrosa y más viva de la que había imaginado.


Lo mejor de este novela es la verdad que encierra en sus páginas, la crudeza de la realidad que muchas personas viven y que la mayoría ignoramos.

Resulta muy fácil  identificarse con su protagonista, y ese es otro gran punto a su favor. Supongo que la mayoría de nosotros hemos crecido como Ruth Santana: con un techo sobre nuestras cabezas, un plato caliente en la mesa, una cama donde dormir cada noche, la posibilidad de asearnos a diario y una serie de ideas preconcebidas en cuanto a la vida, así como expectativas de futuro. Por ejemplo, no cometer ningún delito, llegar a tener un buen trabajo, casarnos algún día y formar nuestra propia familia…

Pero… ¿qué pasa cuando las cosas se tuercen? ¿Qué pasa cuando los límites de todo aquello que considerábamos “correcto” se desdibujan ante la acuciante necesidad de sobrevivir?

A Ruth, su novio la abandona poco antes de casarse, y de repente se encuentra con una hipoteca a la que no puede hacer frente, con lo cual terminan desahuciándola de su piso, el cual debe seguir pagando pese a no poder vivir en él. Combina dos trabajos diarios que apenas le llegan para poder pagar la hipoteca y el alquiler de la miserable habitación en la que vive, mucho menos para darse algún capricho; en realidad, la joven se las ve y se las desea para poder comprar suficiente comida, y día a día ve cómo su peso va bajando mientras sus esperanzas de una vida mejor se desvanecen en el aire.

Sin familia ni amigos a los que recurrir, será la presa perfecta para Hugo Correa, un delincuente ex vagabundo, miembro de una banda de atracadores, que se obsesiona con ella y le propone una oferta delirante: ayudarle a reventar cajeros a cambio de una parte del botín. Al principio, por supuesto, Ruth se niega en redondo incluso a escuchar lo que quiere proponerle pero… ¿cuánto tiempo creéis que le pueden durar los escrúpulos a alguien en una situación así?

A la protagonista la han educado para no aceptar limosna ni infringir la ley… pero a medida que su situación empeore, los cimientos de su mundo se irán tambaleando hasta arrasar por completo con todas sus creencias, incluso el propio concepto que tenía de sí misma.

Me he enterado de que la novela ha sido escrita por una primeriza y francamente me quito el sombrero. Si bien hay un par de detalles sin importancia que no me han convencido al máximo, el libro es muy bueno, el interés no decae ni un momento y es de lo más original que he leído en mucho tiempo.

Para empezar, cabe resaltar que los personajes están trazados de forma magnífica. Cada uno posee su propia personalidad, con detalles muy específicos que los dotan de un aura de realidad muy potente.

Pese a lo que acabo de decir, Ruth no terminó de convencerme, no me gustan sus ideas ni forma de comportarse, y considero que la autora deja demasiadas cosas en el aire. En realidad, lo poco que sabemos lo vamos captando por algunos detalles aleatorios que se nos van dejando caer de pasada, pero en ningún momento se nos hace un esbozo profundo del personaje. Por ejemplo, no tenemos muy claro qué pasó exactamente con su ex novio (solo intuimos que la plantó en el altar) ni tampoco con el piso del cual la desahuciaron, y tampoco se entiende demasiado bien el rollo que se trae con su madre. De hecho, diría que al final acabamos sabiendo más de Hugo, por ejemplo, o del resto de delincuentes del clan, que de la protagonista. Aun así, Ruth es un personaje con fuerza, y tiene una personalidad muy marcada que no os dejará indiferentes.

De los demás, mi preferido es sin duda Hugo, o El Gallego como se lo conoce en la banda, un hombre que ha vivido situaciones muy duras y que, pese a ser un delincuente, también tiene su corazón y sus flaquezas. Supongo que es uno de esos casos en los que simpatizas un poco con “el malo”, porque enseguida te das cuenta de que es más bien una víctima.

Los demás representan, por así decirse, distintos tipos de delincuente o vagabundo: el drogadicto adolescente, el macarrilla salido, el ex militar con estrés post traumático… Entre ellos se encuentra incluso un contable, quemado por el trato que le dispensó el banco del cual le despidieron, motivo por el cual decide vengarse, colaborando con el clan para reventar cajeros.

Otro detalle que le da un aire diferente y realista a la historia son las noticias (extraídas de supuestos diarios) que se van intercalando entre la narración, y que nos permiten hacernos una idea de algunos hechos que se van sucediendo, aunque lo cierto es que podrían suprimirse y la novela no cambiaría demasiado.

Como nota final le doy un 8 sobre 10: no llega al 9 porque para mi gusto, le falta un poco de “chicha” a la historia. Creo que alargándola más (sobre todo dando muchos más detalles sobre el pasado de Ruth) la novela habría ganado en solidez e interés.

Aun así, como digo, estaré muy atenta a las futuras publicacion es de esta escritora, que me ha sorprendido gratamente.

 

Si os ha gustado esta reseña o tenéis algo que decir, no olvidéis darle al Like aquí debajo y dejarme un comentario 🙂

 

 

Anuncios