Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Soy fan de Lars Kepler y muy especialmente del inspector Joona Linna desde hace años, cuando leí por primera vez El hipnotista, y luego, poco a poco, todos los libros de la saga. Por eso, nada más poner un pie en la sección de últimos lanzamientos del Fnac y ver este libro, me lancé sobre él sin dudarlo. Antes de contaros si me ha gustado tanto como los demás, no nos salgamos de la costumbre y echémosle un ojo a la portada y al argumento.


1313179919

Empieza a correr ya si no quieres ser su presa…

Con once millones de lectores en cuarenta idiomas, el mundo sigue rendido a Lars Kepler con su serie sobre el inspector Joona Linna.

NO SE PUEDE RESOLVER

Joona Linna, el mejor investigador del país, lleva dos años entre rejas. Solo quiere cumplir condena y empezar una vida nueva, alejado de las fuerzas de seguridad. Pero cuando lo visita un alto cargo del gobierno sueco para proponerle un trato, su resolución se tambalea.

NI LOS SERVICIOS SECRETOS ACIERTAN

Un terrorista ha empezado a cazar y es capaz de cometer magnicidios. Se ensaña con sus víctimas, además, tras hacerles oír una vieja canción infantil. El implacable Joona Linna y la glacial Saga Bauer volverán a colaborar en una misión clandestina y a contrarreloj.

NADIE ENTIENDE QUÉ MUEVE AL CAZADOR

La sexta novela de Lars Kepler concentra aún más su fórmula: bajas pasiones, ritmo frenético, situaciones límite y personajes imborrables. Estremecimiento asegurado para los lectores de Preston & Child, de Jo Nesbø, y de Hjorth & Rosenfeldt.


Os digo ya de entrada que este libro es MUY sangriento, mucho más que los anteriores, en algún momento prácticamente gore bajo mi punto de vista, y en extremo desagradable, sobre todo la segunda mitad. Aun así, me gusta tanto la literatura creada por esta pareja de autores suecos que estos detalles no me frenaron para nada a la hora de seguir leyendo El Cazador.

El personaje de Joona Linna tiene tanto carisma que solo por verle en acción me leería cualquier libro en que él apareciera, incluso aunque lo única que hiciera fuera mirar cómo crece la hierba. Por supuesto, estoy exagerando, pero si leéis sobre él seguramente se os contagiará la sensación. Se trata de un hombre rubio de ojos grises, muy atractivo, que se caracteriza por su suave acento finlandés y un sexto sentido que le permite siempre resolver los casos más difíciles, aunque ello signifique saltarse un poco las normas, por las que siente un cierto desprecio. Es un policía simpático pero con un punto distante, frío pero cariñoso, cabezota, valiente, experto en lucha y técnicas militares y muy inteligente.

De no ser por la presencia de Joona, no creo que me hubiera gustado en exceso esta novela. La trama nos presenta una serie de asesinatos truculentos perpetrados contra miembros importantes de la sociedad (políticos, millonarios). Dichas matanzas parecen relacionadas con un primer asesinato que sucede nada más comenzar la novela, y que por culpa de una confusión, activa el mecanismo de alarma de los servicios secretos suecos. Estos acuden a la escena del crimen para topar con una escena de lo más extraña, y es que el asesino ha matado a su víctima de una forma despiadada y en cierto modo ritual, pero por algún extraño motivo, ha dejado con vida a una prostituta que se hallaba en el interior de la casa en ese momento.

Digamos que durante la primera parte de la historia, al activarse el protocolo de seguridad de los servicios secretos y a causa de la identidad de la víctima (un miembro del gobierno) los investigadores piensan que se trata de una acción terrorista, lo cual les lleva a contactar con Joona Linna, quien se halla en prisión por algo que sucede en uno de los otros volúmenes de la serie. Dado que el prestigio de Joona como investigador es bien conocido por todos, el mismísimo primer ministro se pone en contacto con él y le ofrece una sentencia reducida, con la posibilidad de eximirle de todos los cargos, a cambio de que trabe amistad con un preso que ingresará en breve en la misma cárcel, y al que se ha relacionado con un grupo de terroristas islámicos. Confieso que toda esta parte se me hizo bastante pesada, no me parecía que pegara demasiado con el estilo de los autores, y no iba desencaminada, pues después de una serie de sucesos, nos damos cuenta de que los crímenes no tienen nada que ver con actos terroristas…

La segunda parte es la peor, la más brutal y sangrienta, pero al mismo tiempo,  la que representa más en sí la esencia de Lars Kepler. Joona se ve obligado a regresar a la cárcel al descartarse que los crímenes tengan tintes políticos, y los servicios secretos se ven asimismo apartados del caso. Sin embargo, Saga Bauer (otro personaje muy carismático presente en los libros de la colección) continúa investigando por su cuenta, pues al igual que su compañero finlandés, también siente cierta aversión a las reglas. Por suerte, finalmente permiten salir a Joona de la cárcel una vez más y lo restablecen en su antiguo puesto, con lo cual este comienza a investigar con la ayuda de Saga. Así, tratanto de buscar puntos en común entre las víctimas, averigua que los asesinatos están relacionados con cierto suceso que tuvo lugar hace treinta años en un internado exclusivo. La cuestión es descubrir cuál es el móvil del asesino y, por supuesto, su identidad… antes de que sea demasiado tarde.

Pese a que, como comentaba antes, prácticamente nada me habría hecho dejar de leer el libro, lo cierto es que a partir de la mitad comenzó a hacérseme más pesado. La descripción de los asesinatos me resultó nauseabunda, y la condición omnipotente del asesino se va volviendo cada vez más ridícula, como por ejemplo la escena de la matanza a la salida de la iglesia, con toda la vigilancia que había (si lo leéis sabréis de qué hablo). También me chirrió que siempre fuera capaz de localizar a las víctimas y que todo saliera a la perfección, pero en fin, supongo que si no, no habría historia.

No os recomiendo este libro a menos que seáis muy fans de la truculencia o de Lars Kepler (en cuyo caso, mejor que hayáis leído los otros libros de la saga). Incluso si no seguís el orden cronológico, escoged cualquiera menos este para empezar, porque no creo que os motive demasiado.

Como nota final le doy un 6 sobre 10, porque no lo veo para nada a la altura del resto de libros de Lars Kepler. Espero que el próximo sea mejor, pues ya estoy impaciente por leer la siguiente aventura de Joona Linna 🙂

 

Advertisements