Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


51TYU6N-mnL

Grace no ha vuelto a ser la misma tras la muerte de su mejor amiga, Charlie. Todavía la persiguen sus últimas palabras. Mientras intenta buscar respuestas en su pasado, encuentra a una joven que afirma ser hermana de Charlie y Grace se muestra feliz de abrirle las puertas de su vida. Pero algo no va bien. Hay cosas que desaparecen, su novio actúa de forma extraña y Grace está convencida de que alguien la sigue. ¿Está todo en su cabeza? ¿O se está aproximando a descubrir la verdad y corre un riesgo terrible?


Me decidí a leer este libro porque una chica que conozco lo mencionó en su Instagram y lo cierto es que me arrepiento bastante de haber perdido el tiempo con él. Si bien no todo es negativo y la historia no está mal del todo, considero que la autora no le ha sacado todo el partido que podría. Ha caído en todos los estereotipos habidos y por haber, ha desarrollado una trama confusa y predecible en todo momento y ha abusado de los recursos más típicos que existen.

En el libro se nos presenta a Grace, una chica que y me perdonaréis la expresión es tonta del culo. Trabaja en una guardería y lo poco que sabemos de ella es que vive con su novio con quien la relación se ha enfriado bastante, y que sigue afectada por diversos fantasmas de su pasado, el más importante de ellos, la muerte de su mejor amiga Charlie. Esto le creó un trauma profundo que la tuvo como un zombie largo tiempo, tomando antidepresivos y ajena a la realidad. En el momento en el que la historia arranca, Grace no está aún del todo recuperada.

Hay más misterios en su vida que desconocemos, como por qué se crió con sus abuelos, qué pasó con sus padres, por qué su amiga Charlie desapareció unos años antes de su muerte y rompió casi por completo el contacto con ella, quién fue el autor de una serie de amenazas que recibió cuando tenía dieciséis años… El libro realiza constantes flashbacks a la infancia temprana de Grace y después a su adolescencia, pero la autora da tantos rodeos a todo, intentando crear un supuesto clima de intriga con sus constantes circunloquios, que al final el lector acaba tan harto y confuso que el suspense ya es lo de menos. Digamos que hasta la mitad del libro o incluso más no empezamos a tener una idea de qué narices le pasó a Grace y por qué ha vivido traumatizada casi toda su vida.

A raíz de una misteriosa nota que Grace encuentra entre las cosas de Charlie y que la impele a investigar sobre la vida de su amiga, la protagonista conoce a Anna, el personaje que da título al libro. Se trata de una supuesta hermana que Charlie tenía y de la cual nadie sabía nada. De hecho, ni siquiera las propias hermanas tenían conocimiento de la existencia de la otra, o eso es lo que se nos cuenta, porque también es cierto que la amiga fallecida de Grace escondía muchos secretos, y ya no digamos su madre, que jamás quiso revelar quién era el padre de su hija.

Precisamente, gracias a ciertas pesquisas que Grace lleva a cabo para averiguar quién era el padre de su difunta amiga, entra en contacto con esta hermana perdida de la que os hablo. Y por supuesto, como Grace es una persona de lo más boba e ingenua y además anda desesperada en busca de alguien que llene el vacío dejado por Charlie, de inmediato las dos se hacen súper amigas y nuestra protagonista siente que su vida por fin va a cambiar. Lo que no sabe es que lo hará a peor.

A partir de aquí el libro se transforma en una estupidez infumable durante la lectura de cual, por lo menos yo, fui adivinando casi todo lo que iba a pasar. Como comentaba más arriba, la autora utiliza los recursos más facilones y poco originales de la historia de la literatura. No os daré detalles específicos para no chafaros la novela, pero era tan evidente todo lo que iba a suceder que casi resultaba desternillante.

Mencionaré solo algunas de las cosas que no chafan tanto la historia y que me resultaron del todo inverosímiles, como el hecho de que con una excusa, a los dos días de conocerla, Grace ofrezca a Anna que se mude a su casa a vivir con ella y su pareja. O por ejemplo, que no se de cuenta de que empiezan a pasarle cosas malas y extrañas justo tras trabar amistad con una desconocida y meterla en su casa. Total, ¿quién pensaría que alguien que no conocemos de nada y cuyo interés principal parece ser meterse en nuestra casa no es de fiar, verdad?

Ironías aparte, me resultó muy desagradable ver cómo Grace incluso toleraba que Anna le hiciera comentarios malintencionados sobre sus kilos de más o que la hiciera sentir mal en otros momentos de la novela. Pero por supuesto, esto no es más que el principio, pues a medida que la historia avanza, las desgracias que le ocurren a la protagonista no hacen más que empeorar.

Los personajes, especialmente Grace y Anna, son planos y arquetípicos hasta la náusea: la tonta ingenua que se lo traga todo y la mala malísima, por supuesto guapa, delgada y con aire inocente. Admito que hubo algunas sorpresas sobre determinados personajes que me impactaron, pero solo hasta cierto punto, dado que estaba ya tan harta de la sarta de disparates y situaciones predecibles de la novela que sinceramente me daba igual todo.

En la historia encontraréis todas las tonterías que se pueden esperar en este tipo de libros, entre ellas mi “preferida”: cuando el protagonista toma las decisiones más estúpidas una y otra vez, especialmente al final, cuando está en peligro. Puedo creerme que Grace sea idiota profunda (que lo es), pero llega un punto en el que su irreflexión y la absoluta falta de lógica en las decisiones que toma resulta tan extrema que uno tiene ganas de tirar el libro por la ventana.

No me gustó tampoco el final, al margen de la falta de credibilidad, creo que se le dan oportunidades a personajes que no lo merecen, especialmente a uno en concreto que no mencionaré para no arruinaros el libro. De todos modos, muy maravilloso tendría que haber sido el desenlace para que compensara todas las carencias de la obra.

Puntúo la obra con un 5 sobre 10, y aún creo que estoy siendo generosa. Un aprobado justo porque no fue tan terrible como para que dejara de leerla y por el mínimo entretenimiento que me ofreció.

¿Alguno de vosotros ha leído esta novela? Si no lo habéis hecho, os aconsejo que la evitéis 🙂

 

Si os ha gustado esta reseña me haréis un gran favor dándole al Like, y por supuesto, espero vuestros comentarios si os apetece compartir conmigo vuestra opinión sobre la obra.

Anuncios