Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Después de leerme Te estoy viendo de Clare MacKintosh (cuya reseña podéis leer AQUÍ), pensé en darle otra oportunidad a esta escritora. Es cierto que el otro no me gustó en exceso, pero el argumento de este me resultó atrayente y me dije “¿Por qué no?”. Ahora, una vez terminado, ¿ha cambiado mi opinión negativa sobre la autora o más bien se ha confirmado del todo…? Seguid leyendo si queréis saberlo 🙂

Pero antes de nada… ¡portada y argumento!


clare

La policía dice que fue un suicidio.

Anna dice que fue un asesinato.

Ambos se equivocan.

Hace un año, Caroline Johnson eligió acabar con su vida de forma brutal: un suicidio planeado para ponerle fin a todo del mismo modo que lo hizo marido meses atrás. Su hija, Anna, ha luchado desde entonces para superar la pérdida, el vacío y el dolor de un desenlace que aún no ha podido comprender.

Ahora, con una hija pequeña a su cargo, Anna echa de menos a su madre más que nunca, y las dudas sobre su muerte y la de su padre no hacen sino crecer con el paso los días. Sin embargo, ¿es posible que indagando en el pasado esté poniendo en peligro su futuro? ¿Es posible que sus padres no se suicidaran? ¿Es posible que, después de todo, sea mejor vivir en la mentira?


No es que sea fan de los suicidios, pero me gustan las investigaciones policiales y las cosas que no encajan (por algo leo tantos thrillers), así que cuando leí el argumento de Si te miento, pensé que valía la pena darle una oportunidad.

En un principio, al ver el nombre de la escritora en la portada, recordé que ya había leído un libro suyo, pero en aquel momento no tenía claro cuál, aunque una leve sensación de alarma me hizo pensar que no me había convencido del todo. Aun así, para una lectora empedernida como yo, un libro tiene que ser realmente espantoso para que no me atreva a leer nada más del mismo autor, y me sonaba que ese no era el caso de Clare Mackintosh. Por ello, al final no me lo pensé demasiado y decidí arriesgarme a leer otra obra suya.

Bueno, debo deciros de entrada que mi opinión sobre la autora no solo se ha afianzado, sino que ha empeorado bastante. Veamos por qué.

Para empezar, los personajes son odiosos y del todo inverosímiles. La protagonista, Anna, es la tontaina de turno: parece no enterarse de nada y no hace más que meter la pata. Siempre me resulta poco creíble cuando los personajes no confían en quienes tienen más cerca y les ocultan datos clave, y no estoy hablando de no explicárselo a tu vecino de enfrente (lo cual es comprensible), sino a no contárselo siquera a tu propia pareja. Esto, como es evidente —porque si no, no habría libro, no hace más que embarullar más las cosas hasta que, y perdonadme la expresión, el personaje acaba de mierda hasta el cuello.

Aun así, tal vez tampoco sea tan raro que la protagonista no confíe en Mark —su ex psicólogo, actual pareja y padre de su hija: 3 en 1, y es que el pobre hombre es el Personaje Odioso número 2 de la novela. Un papanatas insufrible que va de bueno y comprensivo, pero que solo consigue tener aires de perdonavidas repelente e incluso pedante.

Después, tenemos al inspector de policía medio retirado, Murray, el único que me gustó y me resultó algo creíble, pero su mujer, Sarah… ARG, así, en mayúsculas. Creo que es de los personajes peor esbozados y menos creíbles que he visto en mi vida. Da la casualidad de que poseo ciertos conocimientos sobre psicología, y os garantizo que la mujer no da el pego para nada con el trastorno límite que supuestamente padece. MacKintosh ha exagerado los rasgos de forma tan ridícula —supongo que para otorgar más dramatismo a la historia— que, al final, la enfermedad mental no resulta siquiera reconocible. Para mí, lo único que logra la escritora es darle una dimensión grotesca, y me parece un insulto para las personas que la sufren.

Me salto otros personajes menos destacables y termino con las estrellas de la novela, los únicos medianamente bien trazados: Tom y Sally Johnson, los padres de Anna, cuyas muertes fueron establecidas como suicidios, en teoría por la evidencia de las pruebas. Primero, él se quitó la vida tirándose por un acantilado, y pocos meses después, su mujer se suicidó de forma idéntica. Anna jamás comprendió por qué lo hicieron, y al principio, el lector está igual de perdido que ella… Sin embargo, mezcladas entre los capítulos de la trama principal, iremos obteniendo páginas del diario de uno de los dos, y seremos testigos de su historia común por entregas: desde cómo se conocieron hasta el final de sus vidas. Así, poco a poco iremos conociendo sus personalidades y los motivos que les llevaron a desaparecer de este mundo. Esta parte está bien escrita y me gustó bastante, pues para variar la autora nos ofrece dos personajes ricos y bien montados, que nos plantean temas tan de actualidad como el alcoholismo y la violencia de género.

Pasando ya a la trama en sí, lo más destacable, sobre todo al principio, son los interrogantes que se abren cuando Anna recibe el primer anónimo, una extraña nota que la lleva a dudar de la versión oficial de la policía respecto a las muertes de sus padres. ¿Serán estos un par de fantasmas que han vuelto para advertirla de algo? O descartando el tema sobrenatural… ¿tal vez en realidad no se suicidaron, sino que fueron asesinados? En la mente de Anna irán surgiendo distintas posibilidades, a cada cual más rocambolesca, a medida que vaya avanzando en sus pesquisas y viéndose atrapada en una espiral de conspiraciones y mentiras que pondrán del reves su mundo y todo aquello en lo que creía.

Por desgracia, ciertas cosas son demasiado predecibles. La autora ha jugado con varios giros argumentativos supuestamente impactantes, pero creo que la mayoría de lectores se los verán venir enseguida. Eso por no decir que llega un punto en el que todo empieza a volverse tan disparatado, que uno ya se espera cualquier cosa, con lo cual los descubrimientos se van volviendo menos chocantes.

Debo admitir que sí hubo algo que me sorprendió bastante y que me hizo recordar esta otra novela en la que las cosas tampoco eran lo que parecían. Para no estropearos la sorpresa, solo mencionaré lo que más me gustó respecto a este giro en la historia, y es darme cuenta una vez más de cómo solemos darlo todo por sentado, sin plantearnos que haya otra perspectiva o prisma desde el cual mirar la historia que se nos cuenta.

El libro nos introduce dos temas con mucho jugo: por un lado, el de la confianza en los demás, y por el otro, el de las apariencias, o las máscaras que todos adoptamos ante el mundo. ¿Es posible llegar a conocer del todo una persona? ¿Son capaces nuestros seres queridos de guardar secretos que ni en nuestras más descabelladas fantasías llegaríamos jamás a imaginar? Y por otro lado… ¿son las personas realmente lo que parecen, o en ocasiones nos dejamos cegar por lo que su aspecto trasluce? Todas estas cuestiones podrían haber resultado fascinantes, pero por desgracia, su potencial se volatiliza a medida que la trama va volviéndose cada vez más demencial.

Mi opinión de Si te miento se fue transformando mientras leía, oscilando entre “Me interesa esta novela” y “Menuda sarta de chorradas”. Al terminarla, sin embargo, me establecí definitivamente en el balance negativo. Admito que no me pareció infumable por completo, y va bien para pasar el rato si no sois muy exigentes, pero en mi caso, preferiría no haber perdido los tres o cuatro días que pasé leyéndola. Si no le pedís demasiada calidad a un thriller, y no os molestan las historias incongruentes y los personajes poco creíbles, entonces adelante.

En mi caso, creo que ya he visto por dónde van los tiros con las novelas de esta escritora, y siempre es un poco lo mismo: historias disparatadas, seres queridos que resultan ser auténticos psicópatas y protagonistas crédulas y poco inteligentes (cercanas al encefalograma plano). Solo cambia un poco el argumento, pero las premisas básicas son estas.

Como nota final le doy un 6 sobre 10, y os la recomiendo únicamente si buscáis un entretenimiento rápido y sin pretensiones.

 

¿Alguien ha leído esta novela o alguna otra de Clare Mackintosh? ¿Qué os parecen sus personajes y las historias que nos cuenta?

Espero vuestras opiniones y por supuesto, os agradeceré un Like si os ha gustado esta reseña 🙂