Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Al leer el argumento de esta novela, me recordó irremediablemente a la película Una proposición indecente, que en su día me gustó bastante, así que me dije: ¿por qué no? Echémosle un vistazo a la portada y al argumento antes de comenzar:


ERK25660

Roz es una madre soltera que ha llegado al punto de no retorno. Su sueldo como fisioterapeuta apenas le da para cubrir las necesidades de su hijo de nueve años y acaba de recibir la temida carta de desahucio: tiene dos semanas para encontrar una solución antes de que la echen a la calle.

De repente, un desconocido le hace una oferta: a cambio de una noche con él, le pagará una suma de dinero que podría salvarla. Sin embargo, el plan perfecto se convierte en la peor de las pesadillas. Él se obsesiona y controla todos sus movimientos, obligándola a hacer cosas que jamás habría imaginado.


El tema del libro me resultó atrayente de entrada. Introduce un dilema muy interesante, el tema de hasta dónde seríamos capaces de llegar cuando falta el dinero… un poco al estilo de lo que nos cuenta este libro que también reseñé hace unos meses, aunque la forma de obtener el dinero no se parezca en nada. Y por supuesto, como comentaba más arriba, fue inevitable no acordarme de esa vieja película de los 90: Una proposición indecente, en la que algo similar le ocurre a Demi Moore cuando Robert Redfort, a sabiendas de que ella y su marido andan necesitados de dinero, le propone que pase una noche con él… a cambio de un millón de dólares.

Tal y como nos explica el argumento, en Un mal negocio conocemos a Roz, una madre soltera y fisioterapeuta que, pese a lo buena que es en su trabajo y lo encantadora que resulta, no tiene suerte en la vida. Su negocio anterior se fue a pique, con lo cual se ve obligada a trabajar en un lugar donde sus jefes no la valoran lo suficiente (pese a ser considerada casi una diosa de la fisioterapia por sus clientes) y es incapaz de encontrar un hombre que la convenza.

Cada vez más endeudada, corriendo siempre de un lado para otro, sin poder contar para nada con el inútil de su ex marido  un desgraciado sin empleo que le puso los cuernos y la dejó tirada con un niño a cuestas Roz se ha acostumbrado a vivir siempre con el agua al cuello, sin apenas llegar a fin de mes. La pobre mujer sobrevive a duras penas y cuida de su hijo como puede, haciendo malabarismos con las cuentas cuando los imprevistos de la vida hacen que su precario presupuesto semanal se vaya al garete, algo que sucede con más frecuencia de la que querría.

Pero entonces, llega un día en que las deudas comienzan a comérsela de verdad. Como consecuencia, le embargan todos los muebles y electrodomésticos, y el deshaucio se convierte en una realidad inminente, cuyas fauces abiertas aguardan a la vuelta de la esquina… Justo entonces, como caída del cielo, le llega una oferta que no podía imaginar: pasar una noche con alguien que acaba de conocer a cambio de dinero. Y el dilema ya no es solo si prostituirse o no, sino si lo más conveniente es hacerlo precisamente con ese hombre… puesto que este forma parte de su entorno más cercano, y en caso de descubrirse, su desliz podría destrozarle la vida a varias personas, incluida la suya propia.

Al principio, como es lógico, Roz se niega en redondo. Sin embargo, cuando su vida se tambalee al borde del abismo a causa de la amenaza del deshaucio, y su propio hijo muestre conductas gravemente inapropiadas en la escuela como consecuencia de su pobreza… nuestra protagonista comenzará a replantearse las cosas.

Y es entonces, como suele decirse en inglés, cuando la mierda alcanza el ventilador… Una expresión muy gráfica que siempre me ha encantado. Para no haceros spoiler, no os contaré la cantidad de problemas que surgen en la vida de Roz como consecuencia de esta “pequeña” decisión, pero creedme: las cosas se lían de mala manera, y uno se empieza a estresar tanto leyendo que casi quiere tirar el libro por la ventana, pero en el buen sentido, pues resulta de lo más interesante. Solo diré que, igual que ocurre con los chantajes, una vez una persona ha aceptado dinero a cambio de acostarse con otra, sobre todo si las cosas salen bien… ¿qué le impide a esta última tratar de repetir la hazaña una y otra vez? También os invito a imaginar lo que podría suceder si alguien se entera de lo sucedido…

Si bien la novela me ha gustado, le encuentro dos defectos importantes: por un lado, creo que los personajes no están bien montados del todo, sus conductas no resultan demasiado lógicas ni verosímiles, especialmente las de la protagonista. De ella me molestó particularmente que al principio pareciera una cosa y al final fuera otra, sobre todo en lo que respecta a temas morales.

Ya que hablamos de credibilidad, debo mencionar asimismo cierta situación (bastante al principio de la historia) que me pareció de lo más absurda, odio cuando ocurren cosas demenciales y los personajes las aceptan y siguen con sus vidas como si nada. No os diré de qué hablo para no estropear nada, pero tiene que ver con el jefe de Roz y algo que sucede entre ellos dos.

El segundo defecto grave del que os hablaba es que el final es malo, por lo menos a mí no me gustó en absoluto. Deja cosas sin resolver y da bastante rabia, aunque no negaré que es de lo más realista, pero a mí no me convenció. Me gustaría que ciertas situaciones se hubieran resuelto de otra manera, y confieso que me dejó con mal sabor de boca. Siempre es una pena leer un libro con ganas e ilusión, y que al final te quedes con un buen palmo de narices, es como si le restara valor o calidad al resto de la obra… pero bueno, quizá me estoy poniendo dramática.

En resumen, os diría que es un libro que empieza gracioso y entretenido, pero termina con unos aires de seriedad bastante desagradables que no me esperaba. Digamos que por el tono fresco y jovial con el que la protagonista nos cuenta la historia en primera persona, me esperaba algo menos dramático.

Si queréis echarle un vistazo a la obra y formaros vuestra propia opinión, como suele hacer siempre que puedo, AQUÍ os dejo con un fragmento para ir abriendo boca.

Como nota final le doy un 7 sobre 10; por desgracia, el desenlace impide que llegue al 8 y lo incluya en mi categoría de Libros recomendados. Aun así, no está mal para pasar un trato entretenido, y si sois fans de los thrillers retorcidos sobre amor, sexo y dinero, os lo recomiendo sin dudarlo, pero eso sí, no os esperéis una gran intriga ni nada demasiado especial.

 

Si habéis leído esta novela y os apetece añadir algo, dejadme un comentario aquí debajo, estaré encantada de leerlo. Y por supuesto, si esta reseña os ha gustado, ¡hacedme un favor y dadle al Like! 🙂

 

 

Anuncios