Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Vi este libro en la sección de novedades del FNAC y, por supuesto, me hice con él lo antes posible, dado que soy fan de Matilde Asensi y he leído casi todos sus libros (algunos me han parecido mejores que otros). De hecho, en el blog podéis encontrar la reseña de dos de ellos haciendo click en los títulos: El origen perdido y Todo bajo el cielo.

Por desgracia, me temo que Sakura, sobre cuyas páginas con tanta ilusión me lancé, no hay cumplido en absoluto con mis expectativas…

¿Queréis saber por qué? ¡Antes veamos la portada y el argumento!


 En 1990 el retrato del doctor Gachet de Van Gogh fue subastado en Christie’s por la cifra récord de ochenta y dos millones y medio de dólares. Lo compró el millonario japonés Ryoei Saito. Enfadado con el gobierno de su país por los impuestos que le reclamaban por el cuadro, Sayto anunció en una rueda de prensa mundial que el lienzo de Van Gogh desaparecería con él. Desde su muerte, en 1996, nada se ha vuelto a saber de la obra en el mundo del arte. Un misterio que ha hecho correr ríos de tinta y ha dado pie a todo tipo de especulaciones.

Matilde Asensi novela su búsqueda y da respuesta a muchas de las incógnitas del enigma de su desaparición. Desde la galería Père Tanguy en París y con la dirección del japonés Ichiro Koga, un grupo heterogéneo de cinco personas desconocidas entre sí emprenderá una aventura que cambiará sus vidas. La enfermera Odette, el galerista Hubert, el artista urbano Oliver, la pintora y galerista on line Gabriella y el manitas John viajarán por Japón sorteando peligros y descifrando enigmas que les guiarán en la búsqueda del cuadro. Por el camino tejerán entre ellos unos lazos invisibles que les llevarán al éxito o al fracaso.


Aunque mi balance final del libro no es tan negativo como pensaba en las primeras páginas, Sakura no me parece un buen libro o, por lo menos, no si lo comparamos con los anteriores de Matilde Asensi. Denota escasa originalidad, pues es casi idéntico a los anteriores, pero más vacío. Parece que sus obras siempre traten de un grupo de gente a la caza del tesoro (el tesoro en sí varía según el libro, como es lógico), y ya es el segundo que transcurre mayoritariamente en Oriente (como Todo bajo el cielo).  Se diría que la autora solo quería sacar otra novela lo más rápido posible, pues esta es mucho más corta que los anteriores y sus personajes carecen de la profundidad psicológica del resto. Ya que hablamos de carencias, el libro no tiene siquiera introducción… y me quedé de lo más desconcertada cuando la aventura empezó tan de pronto, como si alguien hubiera arrancado las primeras veinte o treinta páginas.

El resumen básico del libro sería: un grupo de personas de diferentes países y profesiones son contactados por Ichiro, un enigmático japonés, quien les ofrece una enorme suma de dinero si le ayudan con una curiosa misión: localizar el Retrato del doctor Gachet, un cuadro de Van Gogh que, para la desgracia del mundo artístico, se perdió años atrás. Si bien, como os comentaba más arriba, el argumento es similar al habitual en la autora, en este caso he echado a faltar la complejidad de sus otras novelas. Esta parece casi  literatura para adolescentes, debido a la rapidez con la que se suceden los acontecimientos, los bruscos saltos de un momento a otro y la escasez de diálogos profundos. Si alguien me dijera que el editor o la propia autora, al revisar, agarró unas tijeras y le metió un buen recorte a la versión final del libro, me lo creería sin problemas.

El tremendo descenso en la calidad literaria de Asensi se nota sobre todo en la pobreza psicológica de los personajes que aparecen en Sakura. Son seres vacíos, como cáscaras o monigotes diseñados puramente como hilo conductor de la trama y poco más, sobre todo el protagonista, que a ratos ni parece existir, en el sentido de su reducida participación en los diálogos. Se justifica con que es muy introvertido, pero entonces me pregunto por qué la historia está narrada desde su perspectiva. No se nos dan apenas detalles sobre el grupo protagonista, más allá de la apariencia física, e incluso al final, cuando ya conocemos un poco los rasgos de personalidad de cada uno, siguen sin parecer tangibles, como si fueran figuras de humo. No empaticé con ninguno, y en general me cayeron todos bastante gordos, así que no me sorprendió que Morris (un personaje aún peor que el resto por su descripción caricaturesca) se enfadara con los demás todo el tiempo y los tachara de pedantes. Diría que el único que me cayó bien fue Ichiro, y aun así me apena lo poco que se nos describe en realidad.

En general, podría decirse que la literatura de Matilde Asensi se basa en las mismas tres o cuatro premisas, que después la autora personaliza un poco para diferenciar los libros entre sí. Así pues, estos empiezan siempre con una misión encomendada a un grupo de personas en ocasiones, se la buscan ellos mismos por algún motivo, en otras son contratadas por personas externas, casi siempre en torno a algún misterio ancestral, sea de tipo tribal, religioso o similar. Normalmente, el líder o la persona que les proporciona la información o les contrata es siempre alguien que oculta algún secreto, y en muchas ocasiones es alguien extranjero, cuya cultura se refleja en su personalidad, con lo cual entra constantemente en conflicto de algún modo con los protagonistas.

En cuanto a estos, suelen ser en su mayoría personas bastante arrogantes con un punto cómico, que casi nunca me caen bien. Lo habitual es que hayan de atravesar una serie de pruebas o retos casi siempre, peligrosas para su vida y  en extremo complicadas, que ellos resuelven como si tal cosa porque claro, son siempre súper inteligentes y maravillosos (tal vez ahí quede explicada su extrema repelencia). Los libros acaban siempre bien y, poco antes del final, alguno de los personajes clave (casi siempre el líder del grupo o persona que los ha contratado) desvela algún secreto que cambia por completo la visión de todo lo sucedido, provocando discusiones con el protagonista. Más o menos todos sus libros se podrían resumir así (o por lo menos, es el caso de El origen perdido, Todo bajo el cielo, El último catón y Sakura).

En el caso de Sakura, después de leer varias obras de Asensi con personajes femeninos, me chocó bastante la elección de un protagonista masculino, más que nada porque a diferencia de otros casos como el susodicho El origen perdido o Iacobus, libro suyo que por cierto, no os recomiendo en absoluto, el de Sakura es un hombre soso y aburrido como hay pocos. Ya os comentaba antes que los personajes no eran para nada creíbles, ni suscitaban empatía alguna en el lector, pero que el propio protagonista parezca un fantasma es ya chocante.

Ahora que me he quedado a gusto criticando la parte negativa de la obra, creo que ya toca ser un poco benévola. Como sucede siempre con los libros de la autora, la historia entretiene y mucho. Al no contener violencia extrema y terminar siempre bien, no deja de ser una lectura reconfortante. Las notas al pie de página y la actitud sabihonda/pedante de sus personajes puede resultar cansina, pero también es verdad que leyendo sus novelas uno aprende bastante, aparte de suscitar en el lector el interés de investigar más por su cuenta. Sin embargo, como era de esperar, me ha pasado menos con este libro que con los demás.

Centrándome en Van Gogh, dado que la novela versa sobre él, es cierto que su estilo nunca ha sido santo de mi devoción, pero me resultó interesante aprender cosas sobre su vida, sus cuadros y sobre la pintura en general. Y entre estos detalles y la resolución del enigma en sí mismo al margen de las distintas pruebas por las que deben pasar los personajes ya me pareció que había valido la pena leer Sakura, pues cogía el libro con ganas y, exceptuando las primeras páginas, no me aburrió en ningún momento. Aun así, está claro que no es literatura para el recuerdo.

Como nota final le doy un 7 sobre 10 y solo porque soy fan de la escritora…  si no, quizá le habría dado un 6. Si no conocéis a Matilde Asensi, desde luego no os recomendaría empezar por esta novelas, sino por cualquiera de las otras mencionadas, sobre todo El último Catón si os van los temas religiosos o Todo bajo el cielo, si sois más fans de lo oriental.

 

¿Algun@ de vosotr@s ha leído Sakura? ¿Os parece, como a mí, que el nivel de la autora ha decaído mucho? En caso de haber leído esto y/o alguno de los otros mencionados, ¿cuál es vuestro preferido?

Para responder a estas cuestiones o comentar cualquier cosa que os apetezca, solo tenéis que dejarme un comentario, y ya de paso, darle al Me gusta si os ha resultado útil esta reseña 🙂

Anuncios