Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Topé con este libro entre las novedades del Fnac, y al ver el nombre del autor, me dio la sensación de haber leído ya algún libro de Javier Castillo en los últimos años, en concreto, El día que se perdió la cordura. La sinopsis me sonaba, pero no era capaz de recordar mucho sobre el libro, solo que me había parecido un poco absurdo el final. En todo caso, lo que me empujó a leerme la novela fue sobre todo el argumento y el bonito diseño de portada, pero lo cierto es que ahora me arrepiento bastante, y dudo que le dé más oportunidades a este autor.

¿Queréis saber por qué? Tendréis que esperar un poco pues, como de costumbre, primero os dejo con la cubierta y el argumento:


Un fin de semana en una cabaña en el bosque.
Un matrimonio en crisis.
Una misteriosa desaparición.

¿Qué ha sucedido con Miranda Huff?

Una pareja en crisis decide pasar un fin de semana de retiro en una cabaña en el bosque en Hidden Springs, pero cuando Ryan Huff llega para encontrarse con Miranda la puerta está abierta, hay dos copas de vino sobre la mesa, nadie en el interior y el cuarto de baño se encuentra lleno de sangre.

Todo lo que sucedió con Miranda Huff es un thriller psicológico de ritmo vertiginoso donde parece imposible encontrar a Miranda con vida. Lo que Ryan desconoce es que la desaparición de su mujer conecta su historia con la de su mentor, el gran James Black, y con el descubrimiento del cadáver de una mujer desaparecida treinta años atrás en la misma zona.


Lo primero que me veo obligada a decir: ojalá hubiera leído las opiniones negativas de esta novela por Internet antes de embarcarme en su lectura.

Si bien se le ha dado un montón de bombo a Todo lo que sucedió con Miranda Huff y en general a Javier Castillocomo sucede con tantos otros escritores por motivos incomprensibles para mí, sean mediáticos o de otra naturaleza, considero que es un libro malo y, para colmo, con nula originalidad.

Como bien se comenta en las redes, esta obra es una copia vergonzosa de La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker (otra de cuyas novelas, para quien le pueda interesar, reseñé en esta entrada). Ya no es solo que copie la sinopsis, ¡es que hasta ha copiado el formato del título! Ambas novelas poseen los mismos ingredientes: la figura del niñato que logra un éxito fugaz y luego se queda sin inspiración (al tiempo que se ventila todo el dinero ganado), la persona famosa (en este caso, un prestigioso director de cine; en la de Joël Dicker, un escritor de éxito), relacionada con un crimen sin resolver sucedido muchos años atrás; el hombre miserioso y desfigurado al servicio de la susodicha celebridad (un conserje en la novela que nos ocupa; un chófer en la otra)… Y por si esto fuera poco, el niñato anteriormente mencionado, un joven idealista y bastante mediocre, tiene como mentor al susodicho famoso, de quien terminará haciéndose amigo y por quien enseguida profesará una admiración y lealtad sin límites que le llevarán a convencerse de que este no ha matado una mosca en su vida. ¿Os recuerda a algo todo esto? Si habéis leído la fantástica obra de Dicker o visto la reciente miniserie basada en ella, seguro que sí.

¿De qué trata la novela que me dispongo a reseñar? De lo que os acabo de explicar en el párrafo anterior y poco más. En resumen, la esposa de un guionista hacia la mitad de la treintena desaparece sin dejar rastro y en breve comienzan a aparecer toda clase de pistas que lo incriminan, si bien el lector sabe que él es inocente. Bueno, inocente es un decir, pues a medida que avancemos en la lectura, iremos viendo que el protagonista (Ryan) es un ser despreciable, infiel y alcohólico que, por si esto fuera poco, ha llegado a maltratar a su mujer, tanto a nivel físico como psicológico. La novela no seguirá tan solo las andanzas de Ryan, sino también las de Miranda que pronto veremos que no ha sido asesinada como él y la policía sospechan, las de James Black, un conocido director de cine y amigo del matrimonio sobre todo de Ryan, y la de algunos personajes más, aunque en menor medida.

Así pues, el libro nos viene narrado a partir del punto de vista de diversos personajes, aunque solo adopta la primera persona del singular en las partes relatadas por Ryan y Miranda; en cambio, las de Black adoptan un narrador omnisciente, y por tanto usan la tercera persona.

Ya que menciono la aparición de distintas perspectivas que hacen avanzar la trama, comentar que esta no es lineal, sino que realiza constantes saltos temporales, tanto al pasado de James Black en concreto, sus inicios en la carrera de cine a mediados de los 70, como a los días previos a la desaparición de Miranda, junto con diversos momentos de su relación y posterior matrimonio con Ryan, recorriendo todos sus puntos claves. Así iremos siendo testigos de la degradación del amor que había entre ambos y los motivos particulares de cada uno para actuar como lo hacen, y también sabremos que la pareja había contratado los servicios de un terapeuta matrimonial, quien trataba de rescatar los resquicios de una pasión y admiración mutuas hechos cenizas mucho tiempo atrás.

¿Por qué es mala esta novela, al margen de su nula originalidad? Para empezar, la trama es ridícula. Se nos vende como un gran misterio, pero cuando se sabe todo lo ocurrido… no sé vosotros, pero yo me quedé pensando: ¿quién se cree esta sarta de disparates? Sucede en muchos casos que el escritor monta toda una historia en torno a un elemento base supuestamente impactante y súper secreto, por ejemplo un suceso que cambió por completo la vida de uno o más personajes… pero luego, al final, cuando el lector se entera de qué se trata, los elementos de la historia se desmontan como un castillo de naipes. En el esta obra, ni la trama es creíble ni mucho menos los personajes.

Para empezar tenemos a Ryan, que como he comentado en otras entradas, es un protagonista como de cartón piedra. No llegamos a conocerle de verdad, solo se nos muestra lo que los demás opinan de él (sobre todo Miranda), pero él mismo no se sostiene, no ostenta una profundidad psicólogica ni se distingue de otros cientos de personajes con los que me he encontrado en otras novelas. En sus intervenciones no nos explica cómo es realmente su relación con Miranda, solo nos ofrece una versión bastante alejada de la verdad, deduzco que tras pasarla por su filtro de hombre maltratador y alcohólico, así que no puede decirse que sirva de gran cosa como narrador.

Con Miranda sucede tres cuartos de lo mismo: no es un personaje creíble, y creo yo que la mayor pregunta que se hace el lector a lo largo de la novela es: si Ryan es tan horrible, si su vida junto a él es tan espantosa… ¿por qué narices no ha cogido nunca la puerta y se ha largado? Sí, quizá resulte difícil para una mujer con baja autoestima y tendencias codependientes abandonar a un hombre que ha llegado a levantarle la mano y la ha maltratado psicológicamente, pero no estoy hablando de ese momento, sino del principio de todo. Y es que la joven se da cuenta repetidas veces del tipo de persona que es su novio y posterior marido, pero todas y cada una de ellas opta por ponerse una venda en los ojos y seguir adelante. Actitud que, por cierto, ella le recrimina a él en todo momento: su pasotismo y capacidad para aislarse de los problemas y hacer como si no pasara nada. Y lo peor es que Miranda se da cuenta desde el minuto 1 de la relación prácticamente, pero a lo largo de la historia se comporta como si estuviera presa, o fuera la típica ama de casa sin vida propia y sin recursos que es incapaz de dejar a su marido. Y si alguien alega su supuesto desgasto mental por los temas que acabo de comentar, estaría entrando en contradicción, puesto que si os leéis el libro, veréis el tipo de cosas de las que esta mujer es capaz… así que de criatura desvalida tiene bien poco.

Diría que James Black es el personaje menos verosímil de todos, y eso ya es decir. Al conocer su personalidad y sus logros, nos costará creer los datos de su pasado que iremos obteniendo poco a poco. No puedo deciros por qué la trama y sobre todo su desenlace me resultan tan absurdos sin destriparos el libro por completo, así que os diré simplemente que es difícilmente creíble por pura lógica. Eso por no mencionar algo que en otras reseñas ya he comentado, y es la manía de los escritores de justificarlo todo con “Es que tal o cual personaje está loco”, o “Es que es un psicópata”. Puedo creerme que un personaje pierda la cordura o sea un psicópata, de acuerdo, pero es que en esta novela al final prácticamente todos lo son, y no hablo solo de los tres principales, sino de otros dos que aparecen en cierto momento. Y cuesta creer que haya tanto tarado suelto en la misma historia, ¿no os parece?

Si por lo menos la novela mostrara algún uso especial del lenguaje, este detalle podría haber compensado en parte la falta de interés de la trama, pero tampoco es el caso. El autor utiliza un español simple y en ocasiones da la impresión de que pretende pasar por americano, y no ayuda el hecho de que la novela esté ambientada en EEUU y sin embargo, narrada por un español. Y ya que entro en este punto, comentar que se me antojó todo muy arquetípico y casposo dentro de la imagen que nos llega del mundo del cine norteamericano, o de la fama en general.

No os aburriré con más detalles de una novela que ya lamento haber leído, solo me despediré recomendándoos no perder el tiempo con este autor: creo que es otro caso de mucho ruido y pocas nueces. Si os gustan este tipo de argumentos, os recomiendo que leáis directamente la novela a la que copia, La verdad sobre el caso Harry Quebert, infinitamente más interesante y mejor escrita que esta.

Como nota final le doy un 5 pelado, y porque aún hubo momentos que me hicieron creer que valía algo la pena… Lástima que fuera todo una rematada estupidez al final. Le habría dado un 6 pero, al ser una copia tan vergonzosa de la otra, no creo que lo merezca.

 

¿Alguien ha leído esta u otra de las novelas de Javier Castillo? En caso afirmativo, ¿son todas igual de malas o por lo menos muestran un poco más de originalidad? ¿Consideráis como yo que ninguno de los personajes es verosímil en absoluto?

Como de costumbre, os invito a dejarme vuestras opiniones y comentarios aquí debajo, y a darle al Me gusta si habéis disfruto con la reseña 🙂

 

Anuncios