Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Por fin, tras varias reseñas más bien negativas, os traigo la de un libro que me ha gustado muchísimo. Se trata de Esos días azules, de Nieves Herrero, una novela basada en la relación secreta entre Pilar de Valderrama y Antonio Machado, de la que yo no tenía ni idea, claro que nunca he sido demasiado fan de la obra del poeta (simplemente por no conocerla, no por desagrado).

Sin embargo, a mi padre sí le gustaba mucho, y entre la nostalgia por su recuerdo y la sinopsis, que me dejó fascinada, me convencí de leérmela… ¡Y no sabéis cuánto me alegro!

¿Comenzamos? 🙂


Resultado de imagen de esos dias azules

Esta novela es una de las más conmovedoras historias de amor que jamás se han escrito. El relato de una pasión imposible y secreta que permanecerá para siempre en el alma de los lectores.

Nieves Herrero desvela por primera vez la verdadera vida de Pilar de Valderrama, la musa de Antonio Machado, una mujer que, en el ocaso de sus días, tuvo la valentía de confesar al mundo que ella fue la Guiomar de la que hablaban algunos de los versos más hermosos del poeta. Miembro de la alta sociedad madrileña, casada y con tres hijos, arriesgó todo por el amor del único hombre que supo comprenderla.

A través del testimonio y la documentación inédita facilitada por la nieta de Guiomar, la autora reconstruye esta historia fascinante al tiempo que nos conduce a través de unos años clave de nuestra historia reciente, que culminan con la muerte de Machado en Colliure en 1939. En su bolsillo hallaron un último verso: «Esos días azules y ese sol de la infancia». ¿Murió pensando en Pilar, la mujer real, siempre vestida de azul, oculta tras la Guiomar de los poemas? La respuesta está en estas páginas.


Esta novela me ha traído tristeza y alegría, ha hecho vibrar mi corazón, me ha sacudido el alma y me ha penetrado hasta el tuétano de los huesos. Me he emocionado con cada carta, con cada verso de los protagonistas, y con ellos he sufrido la ausencia del ser amado, compartiendo esa nostalgia que te envenena la sangre y te enferma la existencia. Me he estremecido sabiendo lo que les deparaba el futuro próximo (en concreto, la guerra civil) y sobre todo, he sonreído envuelta por la cálida y diáfana luz de su amor, que ni la distancia ni los impedimentos sociales fueron capaces de destruir.

Como habréis leído en la sinopsis, no es esta una novela que verse sobre un tema novedoso, pues al final se trata ni más ni menos que de un amor imposible entre dos personas, en concreto, un poeta republicano viudo, pobre y desaliñado, y una mujer casada perteneciente a la burguesía, muy religiosa y monárquica. Eso sí, la historia cobra importancia e interés al saber que el poeta es, ni más ni menos, Antonio Machado, y que la escritora casada es Pilar de Valderrama, o para todos aquellos que conozcan la obra de Machado, la misteriosa Guiomar de sus versos, musa de sus días y sus noches, su amor imposible, su diosa terrenal. La única que fue capaz de hacer que volviera a amar tras perder a su joven esposa Leonor por una tuberculosis, que se la llevó apenas un año y medio después de su boda.

Os preguntaréis por qué una mujer de la época, casada y con tres hijos, sería capaz de engañar a su marido, Rafael Martínez Romarate, un ingeniero que más tarde también colaboró en producciones teatrales. Pues al parecer, fue Rafael el primero en engañar a Pilar; en concreto, con una mujer que, tras dos años de relación en secreto, no fue capaz de soportar más la situación y se suicidó tirándose por una ventana, traumático evento con el que arranca la novela. Este hecho afectó tanto a Pilar que, hundida por la pena y la decepción, se refugió unos meses en Segovia, aconsejada por su médico de confianza, quien le recomendó cambiar de aires y descansar. Fue allí donde la mujer conoció por fin a Machado, su poeta preferido desde siempre, y este sufrió un flechazo fulminante nada más verla. El resto es, como quien dice, historia.

Pese a las críticas seguras del entorno de esta mujer o el del poeta en caso de averiguar su secreto —no os diré si esto terminó sucediendo o no—, cabe mencionar que la relación entre ambos fue casi platónica: en la novela se describen algunos besos, pero en general todo son fervorosas epístolas, miradas y caricias inocentes, lo cual dota la relación de un aura todavía más pura y sublime bajo mi punto de vista, detalle en el cual asimismo insiste Pilar cuando Antonio la impele a ir más lejos y satisfacer de una vez por todas sus deseos carnales.

En Esos días azules, mientras presenciamos cómo los dos protagonistas se enamoran, seremos testigos asimismo de la evolución de la política y la sociedad españolas en una época muy convulsa de nuestro pasado. Leeremos sobre interesantes hechos históricos, como la aprobación del divorcio y el voto femenino a principios de la década de 1930, la fundación de la Falange, el exilio del rey Alfonso XII durante la Segunda República española… Viviremos la angustia y el desespero de los protagonistas, que deberán conformarse con citas a cuentagotas, robando momentos al tiempo en una época turbulenta que dificultará la ya de por sí historia de amor que viven, a saber: la declaración de la Segunda República española, los constantes disturbios en las calles, los conflictos entre los republicanos (como Machado) contra los monárquicos (como Pilar)… A lo largo de la narración toparemos con la mención de personajes tan importantes como Alejandro Lerroux, Francisco Franco, Primo de Rivera, Victoria Kent, Manuel Aldaña, Lluis Companys y un largo etc.

Pero la novela no solo se centra en momentos clave de la política española, sino que hay en ella constantes referencias a la poesía y al teatro (como no podía ser de otro modo teniendo en cuenta quiénes son sus protagonistas). Así, tendremos el gusto de encontrarnos con un sinfín de personalidades de ambos géneros literarios, entre ellos: Federico García Lorca, Ramón del Valle Inclán, Miguel de Unamuno, los tres hermanos Baroja —Pío, Ricardo y Carmen—, y actores como Ricardo Calvo y Margarita Xirgu…

Esos días azules me trajo reminiscencias de otras magníficas novelas costumbristas, como por ejemplo Habitaciones cerradas de Care Santos, pues también examina la historia de España —aunque un poco anterior— y menciona momentos y personajes históricos importantes usando como hilo conductor la biografía de una familia de la burguesía catalana. En el caso de Esos días azules, nos centraremos en Madrid —donde residen los protagonistas—, aunque habrá constantes desplazamientos a otras ciudades próximas como Palencia y Segovia.

Si bien es cierto que hubo momentos en la narración que, en un principio, me resultaron tediosos —como los constantes diálogos en las tertulias de los poetas, artistas y dramaturgos que aparecen sin cesar en la obra—, confieso que poco a poco fueron atrayéndome más y más. Y es que no deja de resultar tremendamente interesante la forma de pensar de nuestros antepasados, aquellos que han asentado los cimientos de la política y la sociedad en que vivimos ahora, y a quienes debemos hoy en día un sinfín de cosas que damos por sentado, como que las mujeres seamos capaces de votar o que el divorcio sea posible.

Sobre este punto, si bien discrepo totalmente con Pilar —quien jamás sería capaz de divorciarse, pues la iglesia católica no lo aprueba—, fui capaz de ponerme en su piel y comprenderla incluso pese a no ser religiosa, pues si hubiera vivido en la sociedad a la que ella perteneció, es probable que hubiese pensado del mismo modo. Y veo admirable, generoso en extremo e incluso heroico que se desviva por sus hijos y que siempre los ponga en primer lugar, aún a costa de vivir una vida de sufrimiento y frustración, lejos del hombre al que ama.

La novela también me ha marcado por la cantidad de frases de escalofriante belleza que alberga. Señalé algunos fragmentos en mi Kindle para poder compartirlos con vosotros, os los dejo aquí debajo:

La sensación de soledad inundaba su alma desde hacía días, meses o quizá años. Ni ella misma sabría decir cuándo había comenzado la tristeza a desbordarse en su interior. “Todo mi corazón se ha ido llenando de llanto sereno”, comentaba en un soliloquio al que no acababa de acostumbrarse. “¿Qué me está pasando?” -se preguntaba-. Me siento muy mal pero no estoy enferma. ¿O sí? Lo único que me cura es escribir. Necesito a las palabras como el náufrago que se ciñe a su tabla para no hundirse. Me ahogo. La soledad me pesa. Casi no puedo disimular.”

Si uno no sale de casa, los monstruos del recuerdo acaban comiéndote.

Siempre he dicho que la sensibilidad excesiva es un mal para quien la posee. Y aunque hace vivir intensamente, también hace morir no pocas veces; casi nos condena a vivir muriendo. ¡Vivir muriendo! Parece una contradicción. Para mí tanta sensibilidad ha sido como una enfermedad incurable que me ha acompañado siempre.

Era un paraje de ensueño donde el mar chocaba con dos grandes rocas, “las gemelas” (…) El primer día que las vio Pilar, pensó en Antonio y en ella. Dos amores zarandeados por el oleaje de la vida, dos amores imposibles en mitad de la nada.

Por último, aplaudir la magnífica labor de investigación de la autora, Nieves Herrero, así como su sorprendente habilidad para escribir imitando el estilo del gran poeta, y para regalarnos fragmentos tan hermosos y desgarradores como los que os dejado aquí encima.

Como nota final, le doy a esta novela un 9 sobre 10, y os la recomiendo si os gustan los amores imposibles, la poesía en general y la de Machado en particular. También si os interesa la historia de España en los años 30 o si, precisamente deseáis aprender un poco más sobre ella. Pero, incluso aunque los temas políticos no os interesen, si sois almas sensibles y, del mismo modo que Machado, creéis firmemente que en el amor, la locura es lo sensato… este es vuestro libro. Creedme, no os defraudará.

 

¿Alguien ha leído Esos días azules, o alguna otra novela de la periodista? ¿Qué os han parecido los fragmentos más “tediosos” de tertulias y diálogos anticuados, o la forma de pensar de ambos bandos? ¿Qué otras novelas sobre amor imposible os gustan?

¡Espero vuestros comentarios! Y por favor, dadle al Me gusta aquí debajo si habéis disfrutado con esta reseña 🙂