Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Desde que leí Vienen mal dadas, he estado esperando con impaciencia el momento de que Laura Gomara publicara nueva novela. Imaginaos mi expectación cuando, por fin, vi este precioso libro esperándome en el Fnac…

¿Le echamos un ojo a la portada y al argumento?


Eva Valverde es carterista, tiene dos carreras y viste de Prada.

Eva Valverde vive en Barcelona, no roba por necesidad, sino para pagar un tren de vida que no podría mantener con un sueldo fijo. Y, claro, para sentirse por encima de los demás.
Pero nadie dijo que la vida del carterista fuera fácil. Tras años construyendo su mundo perfecto, lo pierde todo en un solo día. Lo que iba a ser un camino de champan y rosas se convierte en una sucesión chantajes, violencia y cadáveres.

En la sangre es una trepidante novela negra narrada desde la mirada cínica de quien sabe que va a morir pronto.


Pensé que era difícil que la próxima novela de Laura Gomara me gustara más que la primera, pero así ha sido. Tanto, que incluso me gustaría que tuviera una segunda parte, igual que me sucedió con Vienen mal dadas, pues en realidad, ambas dejan abierta esta posibilidad (aunque no creo que la autora lo haga).

En la sangre es una novela que te atrapa desde la primera línea, pues comienza con un atraco en el metro, pero quien lo perpetra no es el típico ladrón con pinta de yonqui o vagabundo, tampoco un inmigrante ni alguien con mala pinta… La culpable es en realidad una chica que a todos nos parecería recién salida de una película de Hollywood: guapa, bien vestida, incluso adinerada.

Se trata de Eva, una mujer de unos treinta años que no atraviesa penurias económicas, pero a quien le apetece llevar un tren de vida que sus posibilidades no le permiten. Acostumbrada a vivir entre la envidia suscitada por sus amigas pijas de la escuela —con quienes solía veranear y asomarse a economías familiares muy distintas a la suya —, y la rebeldía contra una madre en exceso controladora, un día comenzó robándole el portátil a una niña pija en la biblioteca… y terminó convertida en criminal.

Ahora, muchos años después, Eva ya no puede parar, pues debe mantener el aura de falsedad que ha confeccionado en torno a su persona: el de una mujer lista e independiente con dinero y estilo. Una mujer que no necesita a nadie. Y para hacerlo, hurta monederos y móviles en el metro, desvalija pisos turísticos, birla objetos de valor a cualquier despistado que se cruce en su camino… Una vulgar ratera enmascarada por un look chic, envuelta en perfume y prendas de alta costura, con una piel y unos cabellos que relucen gracias a tratamientos de cientos de euros. Una mujer con cara de ángel y corazón de hielo, tan afilado como los tacones de aguja de sus botas de casi mil euros.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y es que Eva no solo es una ladrona, sino que además está enferma. De pequeña contrajo la hepatitis B por una negligencia médica, y a lo largo de la novela deberá luchar contra la enfermedad, al tiempo que su vida comienza a complicarse. Un incendio que ella sospecha premeditado destruye casi todos sus ahorros y el negocio que estaba intentando montar; uno de sus conocidos comienza a chantajearla…

A raíz de todo esto, se verá obligada a aceptar un trabajo inesperado: robar un estuche de joyas valorado en miles de euros de casa de una vieja ricachona que se haya postrada en la cama. Y todo esto mientras intenta desentrañar sus sentimientos por su ex novio y amante actual, Oleg, un ruso de turbio pasado, quien en ocasiones desaparece sin dar explicaciones, pero que haría cualquier cosa por su chica. Un hombre cubierto de tatuajes y alguna cicatriz misteriosa, quien tiene en común con Eva un alma de acero, enmascarada por un aire inocente y juvenil, de niño que nunca ha roto un plato.

No os cuento más para no desbarataros toda la trama, pero os aseguro que la novela es adictiva. Para mi desgracia, me la fundí en apenas dos días, y digo desgracia porque ya estoy deseando que Laura Gomara vuelva a sorprendernos con otra historia centrada en delincuentes poco convencionales que, lo queramos o no, se apoderarán de un pedazo de nuestros corazones, haciendo que simpaticemos con ellos y deseemos que se salgan con la suya… incluso aunque no lo merezcan.

Los personajes de En la sangre me parecieron muy bien caracterizados, pues se nos muestran rasgos psicológicos y vivencias específicas que les dotan de verosimilitud y realismo. En mi análisis me centraré sobre todo en Eva y Oleg, pero os garantizo que cada personaje que aparece en la obra, incluso aunque salga poco, está trazado de forma impecable, permitiendo que nos hagamos una imagen mental muy clara de ellos. Este detalle es una cualidad que admiro mucho en un escritor, y aunque no me quedaba ninguna duda de ello, una vez más, la maestría de Laura Gomara me ha dejado con la boca abierta.

Volviendo al tema, debo comentar que, a diferencia de lo que me sucedió en la primera novela de la autora, me satisfizo que en esta ocasión se nos proporcionara un poco de “background” o digamos datos biográficos de los personajes, empezando por la propia protagonista. Esta, capítulo a capítulo, irá narrándonos anécdotas sueltas de su pasado, del porqué de la mala relación con su madre, de cómo y por qué comenzó a robar, de por qué cortó con Oleg y lo que siente respecto a las relaciones en general, de sus sueños y ambiciones de cara al futuro…

Por otro lado, del ruso veremos cómo es su día y día, su relación con su particular familia, la vida cotidiana en el bar de sus padres y en el taller donde él trabaja… Incluso pese a todo lo que iremos averiguando de él —que no es precisamente halagüeño—, tanto de su pasado como de las malas decisiones que sigue tomando en el presente, me resultó un chico atrayente, con un toque entrañable pese al aura de violencia y peligro que le rodea. Y es que Oleg tiene tan pocos escrúpulos como Eva… pero eso no lo averiguaremos hasta bien entrada la novela, cuando ya hayamos caído en sus redes gracias a su curiosa personalidad, el brillo de sus ojos verdes y el relieve de sus múltiples tatuajes, así como ese look de chico malo pero leal, siempre acompañado de su inseparable Kawasaki verde.

Pese a interesarme mucho el personaje, Eva no me cayó bien para nada. Dejando de lado que es una ladrona, me parece una egoísta y una arrogante, y no me gusta cómo trata a los demás, sobre todo a su familia y a su ex pareja. Aun así, adoro su aire frívolo y superficial, el prisma retorcido con el que mira el mundo, así como el aura de perfección y lujo que la acompaña adonde quiera que vaya. De algún modo, mientras leía fui volviéndome adicta a la vida de crimen y riqueza que respira a diario, así como a la actitud de creerse en derecho de cometer los actos más viles y rastreros con absoluta impunidad. En cierto modo, me recordó a la triología de L.S.Hilton y, si bien es un poco más fuerte que las novelas de Gomara, os invito a leerla si este tipo de historias os gustan tanto como a mí.

En cuanto a los escenarios, la novela está ambientada en mi ciudad, Barcelona, detalle que me encantó. Acompañados por Eva, visitaremos las partes más ricas y adineradas de la ciudad, pero también nos asomaremos a los barrios más pobres y peligrosos, donde ella suele llevar a cabo su labor de carterista y otros chanchullos. Me encantó la clase de comentarios que la protagonista va dejando caer sobre según qué zonas/calles, sobre la gente…

Por último, el desenlace me gustó, pues me pareció que resolvía correctamente todos los temas, pero me quedó demasiado “abierto” en cuanto a Eva y Oleg (no doy detalles, si leéis el libro lo entenderéis).  Como os decía al principio, me encantaría que Laura Gomara escribiera una segunda parte con ellos, puesto que me he vuelto adicta a sus aventuras y desventuras.

Como nota final, le doy a esta novela un 9 sobre 10: me ha encantado de principio y fin, y no le veo ningún defecto. Os atrapará desde el primer instante y no dejará caer la emoción en ningún momento. Si estáis buscando una novela de alto voltaje que os mantendrá todo el tiempo con el corazón en vilo y os gustan los protagonistas poco comunes, sin duda En la sangre os fascinará.

 

¿Alguno de vosotros ha leído esta novela o la primera de la autora? ¿Os apetecería tanto como a mí que tuvieran una segunda parte? ¿Qué opináis de los protagonistas: os atraen pese a sus actos poco honrados?

Podéis dejarme vuestros comentarios aquí debajo, y como siempre, os pido que le deis al Me gusta si habéis disfrutado con la reseña 🙂