Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No soy muy dada a las noveluchas románticas de este tipo, pero de vez en cuando me apetece para pasar ratos de lectura fácil y entretenida. Hará unos quince años era muy fan de las novelas rosas que combinaban amor y sexo con historias de misterio, fueran de siglos pasados o incluso futuristas (del estilo Johanna Lindsey o Amanda Quick, mis dos preferidas de la época), pero de un tiempo a esta parte las fui dejando atrás.

Sin embargo, me apasionó la trilogía Mi elección de Elisabet Benavent, y vi que precisamente ella recomendaba alguna de las novelas de Ana Cantarero. La misma chica cuya reseña me inspiró para leer En la isla (si mal no recuerdo) mencionaba también la novela Alexa entre las olas, y como el argumento me gustaba, no me lo pensé dos veces.

¿Os apetece conocer mi veredicto…?

¡Veamos antes la sinopsis y la cubierta! 🙂


¿Qué responderías a tu mejor amiga si esta te propusiera abandonar tu vida para pasar un verano en una aldea costera de Portugal?

«El plan suena idílico, pero nosotras no nos podemos permitir vagabundear por los pueblos. Somos dos mujeres de treinta y tres años…».

Pero imagínate que te invita a su boda el hombre con el que has convivido durante tres años y del que todavía crees que sigues enamorada…

«Mañana solicitaré una excedencia por seis meses a mi jefe y si me la concede, cuenta conmigo para viajar a Portugal».

Permiso concedido, maletas cargadas en tu Mini amarillo, mil kilómetros recorridos y de repente un regimiento de avispas autoestopistas se cuela por la ventanilla. «Nos asustamos, salimos zumbando del coche y este decidió por sí mismo lanzarse de morros al río. Tal cual. Splash. Chapuzón».

Entonces, aparece a lo lejos una destartalada furgoneta vintage conducida por un surfero de veinticuatro años con pintas de Tarzán que resulta ser… «Nuestro salvador o mi castigador, según el color del cristal con que se mire».

Alexa entre las olas es una marea de sentimientos y emociones de un pasado que arrasa con un presente incierto; donde la adrenalina se confunde con el deseo, la amistad con el amor y el sentido del humor con el miedo. Viajarás a playas paradisiacas, cabalgarás tu gran ola, disfrutarás de fiestas playeras y revivirás ese romance veraniego del que toda mujer guarda un inolvidable recuerdo.


¿DE QUÉ VA EL LIBRO?

Alexa entre las olas nos narra la historia de Alexandra, una chica de 33 años hipocondríaca, egocéntrica y obsesiva, con frecuentes ataques de ansiedad y una infancia marcada por la muerte de su madre en el mar cuando ella tenía doce años. La joven, un desastre con los hombres y con la vida en general, vive con su mejor amiga (Rebeca) en el centro de Madrid, y trabaja en una empresa de venta de prótesis e implantes traumatólogicos,  pese a haber estudiado la carrera de Derecho. En ese mismo empleo conoció a su ahora ex novio Carlos, un traumatólogo con el que vivió una historia de amor llena de altibajos, y que terminó cuando ella se negó a tener hijos con él.

Entre el arrepentimiento por haberle mentido y su ansiedad al saber que el médico se dispone a casarse con otra, a su amiga no le será difícil convencerla de salir de la crisis existencial en la que ambas se encuentran. ¿Y cómo…? Con un inesperado viaje al sur de Portugal, donde los tíos de Rebeca regentan una escuela de surf. Allí, ambas podrán trabajar para costear su estancia mientras disfrutan de las playas y del entorno rural. Ni corta ni perezosa, y demostrando su habitual conducta temeraria e irresponsable, Alexandra pedirá una excedencia en su trabajo con una excusa barata, para así huir de ese presente que tanto la angustia y confiar en que, poniendo distancia entre Carlos y ella, tal vez logrará por fin superar su ruptura.

Sin embargo, la experiencia comienza con un desafortunado accidente en la carretera y el coche de Alexa queda para el desguace. Por suerte, las dos jóvenes salen ilesas, pero quedan varadas en medio de la nada, y da la casualidad de que uno de los jóvenes instructores de la escuela de surf pasa por allí y las rescata. Se trata de Izan, un chico de tan solo veinticuatro años con un pasado problemático, si bien en el presente encarna la viva imagen del típico hippy ecologista, todo “paz y amor”, con autocaravana sesentera incluida. Siempre escuchando música de los Beatles, The Doors y otros grupos de la década de los 60-70, el joven divide su tiempo entre sus clases de monitor y sus propias prácticas de surf, y es que su obsesiva adicción por el océano le ha salvado de sus propios demonios en muchas ocasiones, por más que a primera vista parezca no tener ni un solo problema y ser un chico sano y feliz.

Lo que Alexa no podía imaginar es que la aparición de Babysurf, como ella lo bautizará desde el primer momento, supondrá un antes y un después en su vida… incluso aunque ambos se lleven casi diez años de diferencia.

Y es que en el amor, como todos sabemos, no hay reglas que valgan, y las diferencias de edad, tipo de vida o carácter no son impedimento para frenar una pasión sin precedentes y la profunda conexión de dos almas que se necesitan.


¿QUÉ ENCONTRAREMOS EN ALEXA ENTRE LAS OLAS...?

Playas, sol, surf, océano, infancias problemáticas, problemas mentales, adicciones de todo tipo, sexo, amor, amistad, borracheras, egoísmo, decisiones vitales, embarazos inesperados, relaciones tóxicas, cachondeo, redes sociales, adicción a los móviles, entretenimiento asegurado y mucha pasión.

Imaginad la típica novela juvenil un poco tonta, y añadidle a la parte de superficialidad y cachondeo altas dosis de sentimientos muy bien descritos y situaciones con las que os identificaréis fácilmente (tengáis la edad que tengáis).

Alexa entre las olas es un cóctel efervescente de momentos desternillantes, situaciones dramáticas que os estremecerán por dentro y muchas escenas de sexo, amor y amistad que probablemente os traerán recuerdos propios, todo ello salpimentado con un humor ácido y muchas alusiones a famosos, películas y otras referencias culturales de nuestros días (muchas de ellas españolas) que le otorgan un aire fresco y moderno.

Si las novelas rosas son un placer culpable, sin duda disfrutaréis leyendo esta, pero si no es el caso, no olvidéis que el libro esconde más dosis de realidad y seriedad de lo que parece, y en medio de tanta coña hallaréis lecciones vitales y ejemplos de los problemas recurrentes del primer mundo. Y es que las personas de hoy en día estamos demasiado acostumbradas a vivir deprisa, a vivir enganchadas a los móviles y las redes sociales, a mirarnos todo el tiempo nuestro propio ombligo y pecar de muchos momentos de egoísmo sin ser ni siquiera conscientes de que estamos fallándoles a las personas que más queremos.

Si queréis que, como suelo hacer, unifique varias novelas o autores en uno para que tengáis una idea más concreta, os diría que mezclando un alto porcentaje de Elisabet Benavent, uno algo más bajo de Elia Barceló e incluso añadiendo algunas gotas de El sueño de la crisálida de Vanessa Montfort, os llegará una idea similar de lo que os espera dentro de esta graciosa y adictiva historia.


PUNTOS POSITIVOS
  • Como ya he dicho, resulta tremendamente adictiva, y se lee en un santiamén.
  • Para ser una novela de este estilo, es bastante larga (400 páginas en la edición en papel), con lo cual las situaciones y personajes están bien desarrollados.
  • El personaje de Alexa puede resultar odioso con su tendencia egocéntrica y sus tonterías, pero también os enternecerá en muchos momentos, e incluso llegaréis a poneros en su piel y pillándole cariño.
  • Os reiréis un montón con las constantes bromas y chistes. Por poner un ejemplo de las tonterías que encontraréis en el libro, la casa que las dos chicas comparten en Madrid se llama “Ambiciones”, y el mote que Rebeca le pondrá a Izan por su cansina tendencia a repartir besos y abrazos no será otro que “Nenuco Abracitos”.
  • No es tan superficial como parece, y pese a ser una novela estilo rosa más bien dirigida a chicas, cualquier persona, tenga la edad que tenga, podrá identificarse con muchas de las escenas descritas.
  • La narración en primera personal (tanto en las partes de Alexa como en las de Izan) le da agilidad y frescura al relato.
  • La descripción de los episodios depresivos de Alexa, sus tendencias autodestructivas y su adicción a las personas en general. En concreto cómo la ha afectado la ruptura con Carlos y todas las partes en las que nos habla de la ansiedad y la obsesión que siente por él.
  • En general, todos los personajes están magnificamente retratados, y los claroscuros de sus rasgos psicológicos encierran un valioso realismo que los vuelve tan humanos como los lectores.
PUNTOS NEGATIVOS
  • Las partes de Izan son mucho más cortas que las de Alexa, con lo cual la novela no está exactamente compensada a nivel estructural.
  • No me convenció para nada la estructura in media res de la obra (empieza más o menos hacia la mitad, retoma la historia desde el principio, y ya avanza de forma lineal hasta el desenlace).
  • Algunas escenas de sexo se vuelven algo repetitivas y poco creíbles bajo mi punto de vista (digamos que parecen sacadas de una peli porno).
  • Los momentos en los que Izan se pone en peligro, la inconsciencia del personaje y cómo Alexa se deja arrastrar por él… este rollo no terminó de gustarme.
  • En final es un poco cursi, y no termino de convencerme sobre si resulta verosímil o no, sobre todo teniendo en cuenta la personalidad de ambos protagonistas y que en la vida real, por mucho amor que haya, no siempre es suficiente.
  • No entendí muy bien lo que ocurre entre Rebeca y Alexa al final, me refiero a que una cosa es intentar desengancharse la una de la otra y romper con la tendencia tóxica que las unía, y la otra cómo terminan.

CONCLUSIÓN

Alexa entre las olas no es la novela más seria del mundo, pero como ya he dicho, esconde más reflexiones vitales y dramatismo de lo que permiten adivinar su colorida portada y las situaciones alocadas que relata. Si sabéis ver más allá de los momentos superficiales y de las escenas de sexo, os sorprenderá positivamente la profundidad de los personajes y las lecciones que encierran sus peripecias y sinsabores, incluso cuando estos se nos explican en clave de humor.

Como nota final, puntúo la novela con un 8 sobre 10, y os la recomiendo sin ninguna duda si sois capaces de renunciar a los prejuicios y dejaros encandilar por esta pequeña joya llena de risas y de amor, pero también de tristeza y oscuridad.

 

A N T E S   D E    M A R C H A R O S …

No dudéis en dejarme un comentario con vuestra opinión o cualquier otra cosa que deseéis compartir conmigo y con el resto de lectores del blog. Y ya sabéis que dándole al Like me hacéis un gran favor. ¡Gracias!