Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tras leer mi primera novela de Carla Montero (en concreto, esta), me apetecía hacerme con otra obra suya, y la descripción de La tabla esmeralda me resultó muy atrayente por contener algunos de mis temas preferidos: arte, amor, historia, ciudades como Madrid y París… y muchas dosis de intriga.

¿Te apetece embarcarte en este viaje conmigo?

¡Entonces sigue leyendo!


Dos historias de amor separadas en el tiempo pero unidas por el misterio de un cuadro desaparecido. Un peligroso juego de amenazas e intereses ocultos que cambiará la vida de los protagonistas para siempre.

Madrid, en la actualidad: hasta que El Astrólogo se cruzó en su camino, Ana, una joven historiadora del arte del Museo del Prado, llevaba una vida tranquila junto a Konrad, un rico empresario y coleccionista de arte alemán. Pero de repente llega a sus manos una carta escrita durante la Segunda Guerra Mundial que los pone sobre la pista del misterioso cuadro atribuido a Giorgione, el enigmático pintor del Renacimiento. Alentado por el enorme valor de El Astrólogo, Konrad convence a Ana para embarcarse en su búsqueda. La joven, consciente de todas las dificultades que se le presentan, pedirá ayuda al doctor Alain Arnoux de la Universidad de la Sorbona, especialista en localizar obras de arte expoliadas por los nazis. Pero esta decisión solo parece complicarle las cosas.

París, durante la ocupación alemana: el comandante de las SS, Georg von Bergheim, militar de élite y héroe de guerra, acaba de recibir una orden: debe encontrar el paradero de un cuadro de Giorgione conocido como El Astrólogo. Hitler está convencido de que la obra esconde un gran enigma, una revelación que ha pasado de mano en mano durante siglos. La búsqueda conduce al comandante hasta la joven judía Sarah Bauer, iniciándose entre ellos una persecución trepidante que tendrá consecuencias totalmente inesperadas para ambos.


¿DE QUÉ VA LA NOVELA?

La tabla esmeralda nos narra dos historias de forma paralela: una en el París de los años 40 (en concreto, durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial) y la otra en Madrid, en el presente.

Así, en la actualidad seguiremos en primera persona las peripecias de Ana, una historiadora de arte que vive totalmente absorbida y podría decirse “domesticada” por su manipulador y dominante novio, Konrad. Se trata de un hombre bastante mayor que ella, un poderoso y adinerado empresario que ha transformado a Ana en todo lo que él espera de una mujer: manicura y pelo siempre perfectos, ropa cara de marca, maquillaje impecable, etc., y por quien ella siente una adoración efervescente y obsesiva. Por esto mismo, la joven se verá incapaz de negarse cuando el alemán le pida que se traslade a París para investigar sobre una obra de arte considerada por muchos una leyenda: El Astrólogo de Giorgione, un pintor de la época renacentista, que se sospecha podría haber sido expoliada por los nazis.

Para ello, Ana contará con la ayuda de Alain Arnoux, un profesor de universidad sorprendentemente joven con quien pronto se verá atrapada en una espiral de intrigas y amenazas. Las cosas se volverán aún más enrevesadas cuando el doctor Arnoux le confiese a Ana que, si bien desconoce sus propias raíces, sospecha que podrían tener algo que ver con los Bauer, una familia judía alemana desaparecida durante el Holocausto, cuya colección de arte contenía piezas muy similares a la que ambos andan buscando. Y es que su abuelo, un hombre malhumorado y cascarrabias, siempre se negó a hablarle de la que fuera su mujer, ni quiso darle una explicación respecto a ciertas fotos de desconocidos que guardaba con celo, o a la relación de la familia con el apellido Bauer. Por ciertas desaveniencias entre ambos, un buen día dejaron de hablarse, y el anciano murió llevándose el secreto a la tumba…

Paralelamente a todo esto en capítulos bien diferenciados y narrados en tercera persona, conoceremos a Sarah Bauer, una joven judía separada de su familia por los nazis, que intenta sobrevivir en el París ocupado de los años 40, y sobre todo, mantenerse a salvo de las peligrosas SS, quienes por encargo del mismísimo Hitler se hayan en su búsqueda y captura. El motivo no es otro que la sospecha de que Sarah está en posesión de El Astrólogo, una pintura que, según cuenta la leyenda, oculta un secreto que podría cambiar el curso de la historia.

A través de sus ojos, y mientras trata de mantenerse a salvo de los nazis, presenciaremos cómo se forman grupos de resistencia en los cuales ella no tardará en afiliarse, a medida que todo aquello en lo que creía y confiaba se desmorone ante sus ojos y sus propias convicciones se tambaleen: en concreto, a quién debe sus lealtades, o qué sentido tiene destruir tantas vidas por una patria o bandera. Aun más, cuando se percate de que la persona encargada de dar con ella y el Astrólogo no es otra que Georg von Bergheim, el comandante de las SS que se encargó de inventariar la colección de arte de su familia. Un nazi diferente a los demás, quien en la medida de lo posible intentó portarse bien con su familia, y por el que ella siempre sintió algo especial…

¿Queréis descubrir qué acabará pasando entre Sarah y Georg, así como en el triángulo Ana-Konrad-Alain? ¿Os apetece conocer el secreto que oculta la Tabla Esmeralda y las intrigas familiares detrás del apellido Bauer?

Si os morís por dar respuesta a estas preguntas, solo tenéis que haceros con el libro… ¡y comenzar a leer! 🙂


¿QUÉ ENCONTRAREMOS EN LA TABLA ESMERALDA...?

Obras de arte, objetos supuestamente mágicos, leyendas, nazis, las SS y sus subdivisiones, judíos, grupos de resistencia, la Segunda Guerra Mundial, organizaciones sectarias, millonarios poderosos, relaciones tóxicas, amor, investigaciones, bibliotecas y libros polvorientos, amenazas, espionaje…

Imaginad cualquier película bélica-dramática sobre la Segunda Guerra Mundial, añadidle una cucharada de Indiana Jones y la última Cruzada y el clima de Eye’s Wide Shut, batidlo con una buena dosis de pasiones secretas y amores prohibidos… y tendréis una idea aproximada de lo que os espera en La tabla esmeralda.


PUNTOS POSITIVOS
  • El trasfondo histórico, pues demuestra una labor de documentación excelente.
  • La recreación de la atmósfera del París ocupado.
  • La intriga en la investigación del presente llevada a cabo por Ana y el Dr. Arnaud. Sobre todo cuando empiezan a pasar cosas raras.
  • El personaje de Georg von Bergheim: me gustó absolutamente todo. Incluso pese a ser un nazi, resulta fácil “enamorarse” de él.
  • La protagonista es un poco boba, pero cae bien.
  • La profundidad psicológica de Konrad y la evolución de su personaje, así como de la relación que mantiene con Ana.
  • Asimismo, la evolución de Sarah Bauer, que pasa de ser una niña asustada separada de su familia, a convertirse en una mujer valiente, curtida en la lucha y con las ideas claras.
  • La gran cantidad de datos que aprenderemos sobre las SS y cómo se organizaban los nazis en general.
  • La forma en la cual Ana y Arnaud van viajando a medida que averiguan más datos en torno a Georg von Bergheim y al Astrólogo.
  • El clima de misterio y aventura que se respira en las partes del presente.
  • El breve resumen histórico al principio de cada capítulo del pasado, que permite separar dichos fragmentos de forma clara y ubicar al lector.
PUNTOS NEGATIVOS
  • Es un poco larga. A mí me gustó, pero quizá para otros lectores pueda hacerse algo pesada, sobre todo por su tendencia a alargarse en los fragmentos del pasado.
  • El mejor amigo de la protagonista es insoportable. Su manera de hablar, su superficialidad… yo lo habría suprimido por completo.
  • La trama avanza de forma demasiado lenta, pues en ocasiones, las escenas del pasado se alternan con capítulos en el presente en los cuales apenas ocurre nada.
  • Me fastidió que al final, toda la supuesta intriga en torno a La tabla esmeralda se resolviera de forma tan tonta. Me dio la sensación de que a la autora no se le ocurría nada que estuviera a la altura del misterio que había ido insinuando a lo largo de toda la novela, y optara por un desenlace descafeinado, más centrado en otros aspectos. Un caso clásico de “mucho ruido y pocas nueces”.

CONCLUSIÓN

Confieso que todo lo que tiene que ver con nazis y la Segunda Guerra Mundial, así como el nivel de salvajismo que se alcanzó y, sobre todo, el absurdo delirio de los alemanes por buscar objetos mágicos que les ayudaran a ganar la guerra, son aspectos que me parecen de lo más interesantes, y es por eso que me decidí a leer La tabla esmeralda y el motivo por el cual me ha gustado tanto.

Como nota final, puntúo esta novela con un 9 sobre 10: es infinitamente mejor a El jardín de las mujeres Verilli (más seria, más profunda, mucho más “trabajada”), así que si queréis leeros algo de Carla Montero y no sabéis por dónde empezar, yo sin duda os recomendaría hacerlo con La tabla esmeralda.

A N T E S   D E    M A R C H A R O S …

¿Os ha gustado esta reseña? En ese caso, por favor dadle al Like aquí debajo, y no dudéis en dejarme vuestras impresiones en un comentario si deseáis aportar vuestro granito de arena o preguntarme cualquier cosa sobre la novela 🙂